El total de personas ocupadas con ingresos de hasta tres salarios mínimos aumentó en 897 mil 689 personas durante 2014, mientras que el universo de ocupados con ingresos superiores a tres salarios mínimos se contrajo en un millón 64 mil 515 dio a conocer el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), órgano asesor del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en temas económicos.

Análisis. De acuerdo con su Análisis Económico Ejecutivo denominado Crece la necesidad de empleos de calidad aunque los datos generales muestran que el empleo crece, algunos cálculos indican que la masa salarial mantiene un comportamiento lateral, lo cual no refleja el beneficio del aumento en la ocupación.

Detalla que hasta la fecha ni el ritmo de crecimiento ni el entorno de negocios ha sido el mejor para que en nuestro país el mercado laboral se vea beneficiado significativamente. “Los hogares siguen mostrando un déficit en su ingreso personal frente a las necesidades que tiene que cubrir, desde alimentos, educación, transporte y salud, entre las más apremiantes”.

Consideró que la situación se agrava cuando al analizar las cifras de ocupación y desocupación se infieren importantes necesidades, ya que el objetivo no sólo es tener la capacidad para cubrir el número de desempleados y de aquellos que cada año se integran al mercado laboral, que suman poco más de tres millones, sino también a todas aquellas personas que si bien están ocupadas, tienen la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual les permite (subocupación), que son cerca de 4 millones de personas.

Apuntó que adicionalmente existe otro rubro que se define como la población no económicamente activa disponible, que se refiere a todas aquellas personas que en la semana de referencia no trabajaron, ni tenían trabajo, ni buscaron activamente uno, por considerar que no tenían oportunidad para ello, pero tienen interés en trabajar.