El salario mínimo se ha incrementado sólo 21 pesos (US$1,4) en los últimos diez años. Estadísticas de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) revelan que durante la última década éste pasó de 48 pesos con 67 centavos a 70 pesos con 10 centavos.

De acuerdo con las Tablas de Salarios Mínimos Generales correspondientes al periodo que comprende de 2006 a 2015, el incremento que ha registrado el salario mínimo por año es de dos pesos con 10 centavos en promedio, una cantidad que actualmente es insuficiente para comprar un boleto de metro.

Un sondeo realizado por Excélsior entre amas de casa indica que el aumento anual al salario mínimo nunca alcanza para compensar el alza de precio que trae el nuevo año pero en el mejor de los casos es posible comprar un huevo, cuatro tortillas o un bolillo.

“Desde el primer día de enero tanto bienes como servicios empiezan a costar más. A eso debe sumarse que durante el año cada vez que haya sequías o inundaciones los precios de los alimentos suben, mientras que los servicios se ajustarán de acuerdo al valor de sus insumos… Lo único que no se volverá a ajustar es el salario mínimo”, apuntó Sara Hernández, jefa de familia.

La estrategia federal para mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores será desvincular el salario mínimo de multas, impuestos y derechos para que cada año pueda incrementarse por encima de la inflación, además de establecer un solo salario mínimo para todo el país.

El Segundo Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto establece que la administración se ha fijado como meta incrementar el salario mínimo, reconociendo que éste es un instrumento para elevar los niveles de vida de los trabajadores asalariados y para combatir la pobreza, como lo estipulan los organismos internacionales vinculados con el mercado laboral.

Actualmente el Congreso trabaja en la desvinculación del salario mínimo de multas, impuestos y derechos a través de la creación de una Unidad de Medida y Actualización (UMA).