México ocupó el último lugar entre los 34 países de la OCDE en cuanto a impuestos como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En el informe “Estadísticas tributarias 2014”, pone en evidencia que en el 2012, última cifra disponible de México, los impuestos representaron 196% del PIB, mientras que el promedio de la OCDE es de 33,7% en el año de evaluación.

El documento refirió que la estructura de los ingresos tributarios en México, en comparación con el promedio de la OCDE, se caracteriza por mayores ingresos procedentes de los impuestos sobre la nómina y a bienes y servicios.

Agregó que dentro de la estructura de los ingresos tributarios que se tomaron para la evaluación también destacan -pero en menor proporción- el Impuesto Sobre la Renta (ISR), las utilidades y ganancias de capital, el Predial y las contribuciones a la seguridad social.

Al mismo tiempo, indicó que los ingresos por Impuesto al Valor Agregado (IVA) representaron 19% de los ingresos fiscales en el 2012, cerca de la media del organismo internacional, que es de 19,5%.

El organismo explicó que en los últimos cinco años, 20 de los 34 países que lo integran incrementaron su tasa de IVA al menos una vez, y en línea con esta tendencia, México la subió de 15 a 16% en el 2010.

La OCDE mencionó que México tomó medidas para reducir el ámbito de aplicación de la tasa cero del IVA. Y como parte de la reforma fiscal del 2014, se derogó la tasa más baja del IVA que se aplicaba en las regiones fronterizas, que era de 11%.

Incrementa recaudación tributaria

El informe “Estadística tributaria 2014” precisó que la recaudación en México aumentó del 2000 al 2012 cuatro puntos, al pasar de 165 a 19,6% como proporción del PIB.

Entre los países de la OCDE, Dinamarca cuenta con la proporción más alta de ingresos tributarios como proporción del PIB, con 48,6% en el 2013, seguido de Francia, 45%, y Bélgica, 44,6%.

En tanto, México y Chile tienen las proporciones más bajas, con 19,7 y 20,2% en el 2013, respectivamente, seguido de Corea, 24,3%, y Estados Unidos, 25,4%.

No obstante, precisó que en el periodo de evaluación la presión tributaria del conjunto de los 34 países evaluados por la OCDE se redujo de 34,3% en el 2000 a 33,7% en el 2012.

Las cifras más recientes para los países de la OCDE reportan un incremento en los ingresos tributarios totales como proporción del PIB. Así en el 2013 representó 34,1% comparado con 33,7% en el 2012 y 33,3% en el 2011.

Respecto del comportamiento de la carga fiscal para el conjunto de los países de la OCDE, puntualizó, se están alcanzando niveles no vistos desde antes de la crisis financiera global iniciada a finales del 2008.

Los datos más recientes del reporte muestran que la carga tributaria promedio en los países de la OCDE aumentó 0,4 puntos porcentuales en el 2013, y pasó de 34,1% desde 33,7% en el 2012 y 33,3% en el 2011.

Destacó que la recaudación tributaria se elevó en 21 de los 30 países de la OCDE y cayó en los nueve restantes: estos datos son similares a los del 2012, por ello, indicó, se vive una tendencia constante hacia una mayor recaudación de los ingresos.

El 20 de noviembre del 2014, la firma PwC en conjunto con el Banco Mundial dieron a conocer que el año pasado el pago de impuestos se ha facilitado a nivel mundial para las empresas medianas de todo el mundo.

Así, los resultados del estudio “Paying Taxes 2015”, el cual realiza un análisis entre los regímenes fiscales de 189 países durante el 2013, ubicó a México en la posición 105 del ránking.

El estudio detalló que en nuestro país la tasa total de impuestos a pagar se ubica en entre 53,7 y 51,7%. Asimismo, los contribuyentes destinan 334 horas al cumplimiento de sus obligaciones fiscales, y realizan alrededor de seis pagos.