México, EFE. Los dirigentes del Banco Mundial, el BID, la Cepal y la OCDE coincidieron este jueves en que México vive un momento histórico favorable para salir del subdesarrollo con profundas reformas estructurales y convertirse en una de las principales economías del mundo.

"México podría convertirse en el nuevo motor regional de crecimiento y en las próximas décadas estar entre las economías desarrolladas del planeta", dijo en la clausura del "Foro México 2013: Políticas públicas para un desarrollo incluyente" el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Hasan Tuluy.

Aseguró que México trabaja actualmente en la senda del cambio para lograr reformas importantes y construir un Estado eficiente que promueva la inclusión social y la responsabilidad ambiental.

"Soy optimista sobre el presente y el futuro de México, que cuanta con una estabilidad financiera envidiable y una gran apertura comercial", señaló.

Es el momento de México y "su oportunidad es ahora, el futuro está aquí, es tiempo de la acción", aseveró el funcionario del organismo financiero.

Por su parte, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el colombiano Luis Alberto Moreno, subrayó el énfasis del presidente Enrique Peña Nieto para lograr una educación de calidad y convertir al país en una economía avanzada, que es "el anhelo de los mexicanos".

Señaló la urgencia de aprobar las reformas estructurales en todos los sectores clave, entre ellos energía y telecomunicaciones, y de reducir la economía informal.

Insistió en que se deben impulsar políticas fiscales y de seguridad social para abatir la pobreza, que afecta a 52 millones de mexicanos, y llevar a esa población a las clases medias.

Moreno también resaltó la necesidad de invertir más en ciencia y tecnología, algo que debe extenderse en toda América Latina, y dijo que la clave es una reforma fiscal integral para financiar las políticas públicas.

"Es un gran momento para México", apuntó el titular del BID, quien lamentó la situación en Estados Unidos y Europa, tras recordar que "las recetas están ahí, pero faltan los consensos políticos".

Latinoamérica, una región que no solo ha sido capaz de salir de la crisis, sino que marcó el rumbo de los cambios, seguirá con mucha atención las reformas de México, dijo.

A su vez, la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la mexicana Alicia Bárcena, subrayó que este país puede avanzar ahora tanto en el desarrollo de la libertad política como en el crecimiento económico con bienestar para todos.

Destacó que el tema de la igualdad es el "norte de la brújula" de los pueblos con derechos civiles y políticos, con democracia deliberativa.

Afirmó que la vocación hacia la igualdad es universal y todos los países quieren elevar sus niveles de productividad, así como lograr una distribución justa de los bienes colectivos, "de ganancias genuinas, no espurias".

Bárcena exhortó al Gobierno de Peña Nieto, que entró en funciones el 1 de diciembre pasado, a impulsar la demanda interna, a promover la política industrial sustentable con el medio ambiente y a reducir la brecha tecnológica.

El secretario general de la OCDE, el también mexicano José Ángel Gurría, consideró urgente concretar la reforma energética en un mundo de gran competitividad, así como la fiscal para avanzar en otros cambios que requiere el país.

"(Por) Primera vez se presentan las condiciones favorables para lograr las reformas que el país necesita, las cuales no solo son deseables, sino posibles y alcanzables", expresó.

El ministro de Hacienda, Luis Videgaray, dijo que aunque el país goza de gran estabilidad macroeconómica, finanzas públicas sanas, reservas de divisas altas y una deuda externa manejable, trabajarán en las reformas para impulsar un crecimiento que se refleje en los bolsillos de los mexicanos y la calidad de vida.

Estas reformas se lograrán mediante el consenso, los acuerdos políticos y la pluralidad, con un pacto y una agenda precisa de los tiempos, aseveró.

Gurría anunció que presentarán al Gobierno de Peña Nieto un informe con las conclusiones de todos los paneles realizados durante los dos días del foro convocado por los organismos internacionales para abordar los principales desafíos que afronta el país.