Para realizar el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2016 (PEF), el gobierno federal debe considerar un precio promedio del crudo en un rango entre 50 y 54 dólares por barril, con el fin de que las finanzas públicas del país no se vean afectadas por la falta de ingresos petroleros, coincidieron expertos.

“Para septiembre, cuando se presente el PEF, habrá más claridad y elementos para visualizar cuál será el siguiente precio del petróleo, el cual rondará los US$50 por barril”, dijo Leticia Armenta, directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey.

Refirió que el gobierno deberá ajustarse al precio internacional del petróleo para no afectar las finanzas públicas, pues para el presupuesto del 2014 se había asignado un precio de 79 dólares por barril, costo que ya pasó a la historia, ya que a nivel mundial el precio ha estado en menos de US$45 por barril.

UBS prevé que el precio del WTI, referente de la mezcla, se ubique en US$49 al cierre de este año.

“México está en una situación crítica, el proceso electoral nubla la realidad. El problema es que al gobierno se le puede ir entre las manos la estabilidad del país, por lo que deben reaccionar lo antes posible y ser realistas al momento de entregar el PEF”. Miguel Corró.

En México, las finanzas públicas dependen una tercera parte de las ventas del petróleo al extranjero. Cada año, el gobierno determina un precio del barril para obtener cierta cantidad de recursos y así complementar los que necesita el país para gastar y dinamizar la economía.

Otro factor que podría influir en el PEF son las alzas en las tasas de interés que aplique el banco central de Estados Unidos en este año y la depreciación del peso frente al dólar. Además, el gobierno debe considerar que el país está en año electoral, por lo que debe evitar conflictos de interés, indicó Miguel Corro, economista del Tecnológico de Monterrey.

“México está en una situación crítica, el proceso electoral nubla la realidad. El problema es que al gobierno se le puede ir entre las manos la estabilidad del país, por lo que deben reaccionar lo antes posible y ser realistas al momento de entregar el PEF”, aseveró.

Coberturas triplicarán 
su costo. Raymundo Tenorio, economista en el Tecnológico de Monterrey, comentó que si el gobierno piensa respaldar los ingresos petroleros, el precio podría triplicarse ante las constantes caídas de la mezcla mexicana y por una mayor demanda en el mercado por parte de otros países, cuyas finanzas dependen del petróleo.

“Definitivamente van a ser un instrumento más costoso que lo que fue en el 2014 para cubrir las del 2015, fundamentalmente porque los riesgos en el mercado petrolero han aumentado. El gobierno sí las puede comprar, sólo que le saldrán más caras”.

El año pasado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) contrató coberturas petroleras por 773 millones de dólares, con el fin de proteger 100% los ingresos petroleros de este año. A pesar de ello, el gobierno recurrió a un recorte al gasto por 124,300 millones de pesos, que representó 2.4% del PEF 2015.

Al respecto, Corro expuso que bajo el contexto de volatilidad en el precio del hidrocarburo no será fácil que el gobierno contrate las coberturas petroleras.
Presupuesto base cero

Los expertos refirieron que la idea de proyectar un presupuesto base cero podría sólo ser benéfica si realmente se prioriza el gasto en inversión, con el fin de reactivar la economía mexicana; de lo contrario, el gasto volverá a ser desequilibrado e ineficiente.

En México el gasto en inversión sólo llega a representar medio punto del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que en países como China, Japón y Singapur es de 1.5%, destacó José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

“El problema de México es que gasta muy poco en inversión y el gasto que hace lo concentra en sectores como energía y construcción de carreteras. Del total del gasto que se presupuesta, alrededor de 20% es para inversión”.

Armenta indicó que en el caso de China se generan presupuestos donde la inversión es la parte fundamental del gasto, lo que ha generado que la economía china se mantenga activa.

Criticó el hecho de que desde el 2000 a la fecha, el gobierno ha efectuado presupuestos inerciales, donde lo único que se hacía es que sobre el presupuesto anterior se incrementaba cierto valor a diversos sectores.

“Se deben analizar las distintas áreas del gobierno y las necesidades de programas que son imposibles de reducir como los programas a la salud. Necesitamos un presupuesto más cercano a la realidad para dar solución a las necesidades del país”.