El Índice Nacional de Precios al Consumidor de México (INPC) aumentó 0,21% durante la primera quincena de febrero de 2011. En el mismo periodo del año anterior el dato fue 0,18%.

La diferencia entre ambas cifras obedeció al desempeño de los subíndices de precios de los productos agropecuarios y de las mercancías. En el caso del primer subíndice citado, se observó una menor caída en su tasa de crecimiento debido principalmente a una contracción en la oferta del jitomate.

Por otra parte, el subíndice de precios de las mercancías elevó su contribución a la inflación en gran medida como consecuencia de las alzas que registraron los precios de la tortilla de maíz.

La variación del índice de precios subyacente fue 0,22% durante la quincena objeto de este comunicado (en la misma quincena de 2010 fue 0.17 por ciento). Los subíndices de precios de las mercancías y de los servicios registraron variaciones de 0,37% y 0,11%, respectivamente (en igual periodo del año anterior los datos comparables fueron 0,23% y 0,11%

El índice de precios no subyacente, presentó una variación de 0,15% durante la primera quincena de febrero de 2011 (este dato fue 0,24% en el mismo lapso del año anterior).

El subíndice de precios agropecuarios disminuyó 0,08% (en el periodo equivalente del año anterior se redujo 0.61 por ciento). La menor contracción que exhibió este subíndice, en lo principal, fue consecuencia de alzas en las cotizaciones del jitomate que parcialmente contrarrestaron las bajas en los precios de otras frutas y verduras como es el caso del limón, la calabacita y la papa.

Por otra parte, el subíndice de precios de energéticos y tarifas autorizadas por los distintos niveles de gobierno aumentó 0.28 por ciento (en el mismo periodo del año anterior su incremento fue 0,77%).

La reducción en la tasa de crecimiento de este último subíndice fue producto de los menores incrementos que registraron diversos bienes y servicios, destacando los siguientes: electricidad, derechos por suministro de agua, autobús urbano y colectivo.