El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) de México, aumentó 0,05% durante la primera quincena de marzo de 2011. En el mismo periodo del año previo, esta variación fue de 0,46%.

La menor tasa de crecimiento del INPC fue producto del desempeño del componente no subyacente en el que destacaron los decrementos en los precios de los grupos de los productos agropecuarios y de las tarifas determinadas por diversos niveles de gobierno.

El índice de precios subyacente registró una variación de 0,24% durante la quincena que se reporta (en la misma quincena del año previo esta cifra fue 0,17%).

El subíndice de precios de las mercancías exhibió una variación de 0,27% (0,12% en la primera quincena de marzo de 2010). La mayor tasa de crecimiento de este subíndice en gran medida fue determinada por las alzas que se observaron en las cotizaciones de las tortillas de maíz. Por otra parte, el subíndice de precios de los servicios se elevó 0,22%, dato igual al del año anterior.

El índice de precios no subyacente disminuyó 0,58% durante la primera quincena de marzo de 2011 (en igual quincena del año 2010 aumentó 1,37%).

El subíndice de precios de los productos agropecuarios se redujo 2,15% (en el mismo periodo del año previo se incrementó 2,85%). La disminución que se observó en la tasa de crecimiento de este subíndice se debió a las bajas de precio que presentaron diversos productos agropecuarios, entre los que destacaron los siguientes: jitomate, limón, cebolla, papaya, papa y otros tubérculos, uva, huevo, pollo, y carne de cerdo.

En lo que toca al subíndice de precios de los energéticos y de las tarifas autorizadas por distintos niveles de gobierno, éste aumentó 0,30% (0,42% en el mismo periodo de 2010), siendo la menor tasa de crecimiento de este subíndice impulsada principalmente por la reducción en el cobro de tenencia en algunas localidades del país (entre las que se encuentran Córdoba, Cortazar, Mérida, Mexicali, San Andrés Tuxtla, Tijuana, Veracruz y Villahermosa).