En abril de 2011 el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) en México registró una variación de negativa de 0,01%. Ello situó a la inflación general anual en 3,36% (en marzo fue 3,04%). Este incremento, en lo principal, fue consecuencia de las alzas que se observaron en las cotizaciones de algunos productos agropecuarios.

El índice de precios subyacente aumentó 0,08% durante el mes que se reporta. La variación anual de este indicador se ubicó en 3,18% (el mes previo fue 3,21%). Las variaciones anuales de los subíndices de precios de las mercancías y de los servicios fueron 4,07% y 2,44%, respectivamente (en marzo fueron 3,97% y 2,57%). El aumento que se observó en la tasa de variación anual del primer subíndice fue impulsado, en gran medida, por las alzas que se registraron en las cotizaciones tanto de la tortilla de maíz como de la cerveza. Por otra parte, la menor tasa de crecimiento del segundo subíndice se asocia, en gran parte, con ofertas que se registraron en algunos servicios de telecomunicación.

El índice de precios no subyacente presentó una variación de negativa de 0,28% en abril de 2011. Así, la inflación no subyacente anual alcanzó 3,90% (el mes anterior fue 2,46%). La variación anual del subíndice de precios de los productos agropecuarios fue 3,70% (en marzo fue -1,69%), destacando los incrementos de precio en el jitomate y en el aguacate. Por su parte, el subíndice de precios de los energéticos y de las tarifas autorizadas por distintos niveles de gobierno exhibió una variación anual de 4,04% (en marzo fue 4,96%). En la reducción que exhibió la variación anual de este último subíndice destacó la contribución de la entrada en vigor del esquema de tarifas eléctricas de temporada cálida en varias ciudades del país.

En lo que se refiere al Índice Nacional de Precios Productor (INPP) de mercancías y servicios finales, excluyendo petróleo, éste aumentó 0,24%, ubicándose su tasa de variación anual en 3,94% (en marzo fue 3,42%). El incremento en este indicador fue influido primordialmente por las alzas que se observaron en las tarifas de transporte aéreo asociadas al periodo vacacional de Semana Santa.