Guadalajara. El dólar amaneció este viernes en 16.55 pesos en las ventanillas bancarias, con lo que la moneda mexicana se mantiene en caída libre frente a la divisa estadounidense.

Como comentó Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, en entrevista con Pascal Beltrán del Río para Excélsior, el principal factor que mantiene presión sobre el tipo de cambio es la apuesta porque la Reserva Federal elevará en los próximos meses su tasa de interés de referencia.

Esto hace que inversionistas se anticipen al movimiento y cambien sus posiciones de inversión hacia los bonos del gobierno estadounidense, más seguros y que pronto tendrán un mayor rendimiento. Así, dólares que se encuentran en países emergentes, incluido México, se mudan al vecino país del norte, aumenten la demanda por la divisa y eleven el tipo de cambio.

"Sí estamos en el proceso de enfrentar un periodo que puede ser turbulento, que está asociado a, precisamente, las posibles acciones de la Reserva Federal", dijo el jefe del banco central.

Este periodo de turbulencia hará que el peso se siga debilitando y el tipo de cambio se eleve aún más, acercándose a los 17 pesos por dólar e incluso pudiendo superarlo.

Las apuestas por que la Fed elevará las tasas de interés aumentan hoy, luego de que Markit reportó que la actividad manufacturera del país mejoró en julio luego de tres meses de desaceleración. Esto sugiere que la actividad económica del país se fortalece, lo que animará al banco central de EU a subir las tasas.

Adicionalmente, el bajo crecimiento de México, que se extendió en mayo según datos dados a conocer hoy por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, hace que el optimismo de los inversionistas por el país disminuya.

Sin embargo, como también dijo Carstens, la economía podría acelerar su crecimiento conforme las condiciones en Estados Unidos mejoren, gracias a un aumento de las exportaciones.