Ciudad de México. México reportó un superávit comercial histórico con Estados Unidos, pues alcanzó US$65.683 millones en los primeros 11 meses del 2017, su mayor valor para un mismo periodo desde el 2007, cuando el saldo fue de US$68.131 millones.

De acuerdo con datos difundidos por el Buró de Censos estadounidense, el crecimiento anual del superávit de México con su vecino del norte fue de 9.6% en el acumulado de enero a noviembre.

Con estos resultados, el país se consolida como el segundo mercado que presenta un mayor saldo positivo con EU, sólo después de China, que registró un superávit de US$344.419 millones, un crecimiento de 7.8%, de enero a noviembre.

Japón se colocó en el tercer país con el mayor superávit con EU. En los primeros 11 meses del 2017, éste fue de US$63.320.7 millones.

Cabe recordar que en el 2016 Estados Unidos tuvo su más abultado déficit con China (US$347.016 millones), seguido de Japón (US$68.810 millones), Alemania (US$64.735.9 millones) y México (US$64.354.1 millones). Por lo que todo indica que México cerraría el 2017 desplazando a Alemania y Japón.

Tan sólo en noviembre el superávit de México con EU fue de US$5.980 millones, un crecimiento de 2.1% respecto al mismo mes del 2016.

El crecimiento anual del superávit de México con su vecino del norte fue de 9.6% en el acumulado de enero a noviembre.

Las exportaciones de México a EU sumaron US$288.954 millones de enero a noviembre del año pasado, mientras que las compras que realizó al país vecino tuvieron un valor de US$223.270 millones.

Estados Unidos acumuló un déficit comercial de US$513.600 millones en los primeros 11 meses del año, un crecimiento de 11.6% respecto a lo registrado en mismo periodo del 2016.

Los resultados de la balanza comercial estadounidense se dan a unas semanas de que inicie en Montreal, Canadá, la sexta ronda de renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la cual se llevará a cabo del 23 al 28 de enero.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha dejado en claro que busca renegociar la mayor parte de sus tratados de libre comercio para reducir el déficit comercial de Estados Unidos.

Cabe recordar que en la tercera ronda de renegociaciones del TLCAN, Estados Unidos puso sobre la mesa una serie de propuestas que tendrían como efecto una reducción de su déficit comercial con México y Canadá. Entre estas medidas propuso dar acceso a sus compras gubernamentales a Canadá y México al mismo nivel de acceso que le brinden sus dos vecinos en ese mismo rubro.

Pero tanto México como Canadá se opusieron argumentando que eso no era equitativo dado la marcada diferencia de sus respectivas economías. En este punto, la contrapropuesta de México fue que la medición de la apertura no sea en términos de “acceso”, sino de las compras efectivamente hechas.

Estados Unidos también pidió que los automóviles importados por Estados Unidos desde México y Canadá tengan 50% de contenido estadounidense y 85% de contenido de los tres países.

En los objetivos de negociación del TLCAN, tanto en los originales como en los actualizados, la Casa Blanca no ha incluido un aumento de los aranceles a la importación de productos, por lo que el instrumento asociado con su intención de reducir el déficit comercial con México y Canadá es el que tiene que ver con las reglas de origen.