Sala de Inversión. Aunque el comienzo de este 2013 no fue como se esperaba, el mercado mexicano pudo recuperarse en los últimos días de marzo, para cerrar el primer trimestre con una ganancia de 0,85%, medido a través del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC).

Esta recuperación estuvo encabezada por las acciones de América Móvil (AMX), el valor con mayor influencia en la Bolsa de México, así como de varias emisoras que se habían ajustado junto con Amx.

Sin embargo, una muestra realizada entre 93 emisoras señala que 54 acciones registraron ganancias mayores a las del IPC y 39 quedaron por debajo de ese nivel. Lo relevante es que la de mayor ganancia fue Vitro con un rendimiento de 84,6%, seguida de Pappel con 64,2%, Gfamsa con una ganancia de 63,2%, OMAB ganó el 42,3%, y Gruma el 39,4%, siendo esta última la ganadora de las 35 emisoras que integran la muestra del IPC.

En contraste, la acción que mayor caída registró en el trimestre fue Urbi con una pérdida de 60,7%, Geo cayó 50,8%, Sare retrocedió el 30,7%, Homex el 30,1% y Fres perdió el 25,8%, destaca el comportamiento de Ara como una de las acciones del sector vivienda que ganó el 22% en el trimestre.

Para el segundo trimestre del año, es posible que el IPC regrese a los máximos históricos de 46.075 puntos que alcanzó a finales de enero de este año, apoyado en el optimismo que se percibe actualmente sobre el beneficio que puede tener México con la aprobación de las reformas estructurales, así como de un mayor crecimiento económico a partir del segundo semestre. Es probable que los resultados de las empresas correspondientes al primer trimestre de 2013 sean similares a los del cuarto trimestre de 2012, considerando que la economía crecerá alrededor del 3,2% en el primer trimestre, nivel similar al que creció el PIB en los últimos tres meses de 2012.

Análisis Técnico. Después de que el IPC haya superado sus objetivos, se perfila que pueda dirigirse a la siguiente resistencia ubicada alrededor de 44.340 puntos donde podría tener un proceso de consolidación, para después dirigirse hacia sus máximos históricos ubicados alrededor de 46.090 puntos. Al cierre del miércoles, el Índice de fuerza relativa llegó a niveles de 64,9 puntos, mientras que el MACD ha superado totalmente su promedio móvil, dejando señales positivas para que continúe la tendencia ascendente en el corto plazo.