Las históricamente altas reservas internacionales del país, por US$190.839 millones al 10 de octubre, superan de manera importante a las de sus socios comerciales en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), debido a que son 1,38 veces, es decir, 38% mayores a las de Estados Unidos, y 2,59 veces, 159% superiores a las canadienses.

Estadísticas del Fondo Monetario Internacional (FMI) revelan que las reservas internacionales de EE.UU. suman US$137.772 millones y las de Canadá se ubican en US$73.687 millones.

Mario Correa, director de Estudios Económicos de Scotiabank, afirmó que las reservas internacionales “son como un seguro, un guardadito que se puede usar en caso de que los mercados internacionales se pongan muy difíciles y salgan importantes flujos de capital. Pero en el caso de Estados Unidos probablemente este país, no tiene la necesidad de tener reservas tan amplias, porque el dólar lo acepta todo el mundo”.

Los indicadores del Banco de México muestran que las reservas internacionales superan por mucho toda la tenencia de extranjeros en papel de deuda del gobierno: Cetes, Bondes D, Udibonos y bonos, la cual equivale a 147.9 mil millones de dólares, al tipo de cambio interbancario de este lunes de 13.52 pesos por dólar, reportado por el instituto central.

Correa, expuso que si bien las inversiones de no residentes en México en bonos del gobierno no saldrán de la noche a la mañana, en caso de que complicara el panorama internacional y de registrarse salidas importantes de recursos evitarían una crisis cambiaria y permitirán la estabilidad económica.

Banxico con un arsenal. Jorge Gordillo, director de análisis económico de CI Banco, expresó si bien puede ser preocupante el hecho de que los extranjeros tengan invertidos 147 mil millones de dólares en bonos del gobierno de México, por fortuna, “parece que el Banxico está preparado… tiene parque para hacer frente a una eventual salida de capitales, ya que dispone de cerca de 300 mil millones de dólares.

“México tiene 190 mil millones de dólares de reservas y 75 mil millones de la Línea de Crédito Contingente del FMI, para aguantar algún ataque de salida de capitales del país, que nos dejara sin liquidez”, precisó.

“La preocupación es que cuando se revierta la política monetaria expansiva en EU, y cuando comiencen a subir las tasas de interés, se pueden ir algunos capitales, es lo que Carstens advertía el año pasado, el riesgo de una tormenta perfecta, que pudiera verse en muchas economías emergentes”, dijo. Pero de alguna manera Banxico se ha estado preparando.

De los datos de Banxico se observa que las reservas internacionales del país permitirían financiar cinco meses y medio de importaciones, al ritmo actual de compras del país toda vez que en agosto se reportaron importaciones totales en México por 34 mil 483 millones de dólares. Anteriormente había un cierto consenso entre los economistas de que las reservas deberían de ser suficientes para cubrir al menos tres meses de importaciones.

Datos del FMI muestran que los activos internacionales de México superan a las de otras naciones emergentes con similar grado de desarrollo, como es el caso de Argentina que dispone de 26 mil 619 millones de dólares de reservas, de Chile que tiene 40 mil 296 millones, Perú con 65 mil 250 millones de dólares y Turquía con 134 mil 087 millones.

La única excepción en América Latina es Brasil que tiene reservas por 375 mil millones de dólares, aunque se debe considerar que su economía es 1.51 veces más grande que la mexicana; ese país tuvo un PIB de dos billones 495 mil millones de dólares y México de un billón 642 mil millones de dólares, según FocusEconomics.

El FMI resalta que las reservas internacionales de México son más grandes que las de Reino Unido que acumula 111 mil 461 millones de dólares y que las de Francia con 154 mil 391 millones.

Instrumento de liquidez. Las reservas internacionales son activos financieros que el banco central invierte en el exterior y que pueden ser fácilmente convertidos en medios de pago. Por esto último, su característica principal es la liquidez; es decir, la capacidad de los activos que la integran para liquidar, de manera expedita, obligaciones de pago fuera de nuestro país.

En el caso de México, estos activos son propiedad del Banco de México y de acuerdo con el artículo 18 de la Ley que rige a este Instituto Central, el objetivo de contar con una reserva internacional es el de coadyuvar a la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional mediante la compensación de desequilibrios en la balanza de pagos; esto es, diferencias entre los ingresos y egresos de divisas al país.

Contingencias. Así, las reservas internacionales fungen como un mecanismo de autoseguro para afrontar contingencias que podrían reflejarse en un deterioro de los flujos comerciales o de capital de la balanza de pagos, generados principalmente por desequilibrios macroeconómicos y financieros, ya sean de origen interno o externo.

Para que un activo financiero sea considerado como parte de la reserva internacional tiene que cumplir con ciertos atributos. En el caso de México, tales activos deben cumplir con lo que establece el artículo 19 de la Ley del Banco de México, el cual estipula que la reserva internacional se constituye por las divisas y el oro propiedad del Banco Central que se hallen libres de todo gravamen y cuya disponibilidad no esté sujeta a restricciones. Concretamente, se trata sólo de activos que representan obligaciones de pago de entidades no residentes en México y deben estar denominados en monedas extranjeras de libre convertibilidad.

Otros flujos. Cabe señalar que la institución establece que el artículo 20 de la Ley del Banco de México, impide que se consideren como reserva internacional activos tales como inversiones en territorio nacional, activos fi jos, instrumentos de dudosa calidad crediticia o baja liquidez, entre muchos otros.