Exclsior.com.mx El Ejecutivo debe integrar en la propuesta de Ley de Ingresos de la Federación y Presupuesto de Egresos de la Federación de 2015 las nuevas disposiciones de la hacienda pública y la coordinación fiscal, derechos e impuestos de hidrocarburos establecidos en la legislación secundaria de la Reforma Energética que será promulgada este lunes.

Ésta es una de las 11 acciones concretas que el gobierno federal, el Senado y la Cámara de Diputados están obligados a realizar para el arranque de la nueva legislación que entrará en vigor plenamente en enero del próximo año.

De acuerdo con los tiempos establecidos en el régimen transitorio de los seis dictámenes de nuevas leyes y reformas de ley que aprobó la semana pasada el Congreso de la Unión, 2015 será el año que en el que se concentrará el mayor número de cambios que el Ejecutivo debe realizar para comenzar con el cambio estructural que implica esta reforma.

Las disposiciones en materia de coordinación fiscal, de responsabilidad hacendaria; el nuevo Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo; el Fondo para Entidades Federativas y Municipios Productores de Hidrocarburos, que tendrá un máximo de 11 mil 800 millones de pesos, así como la primera fase de disminución de la carga fiscal de Pemex, entre otras, que deberán incluirse en el paquete económico del 2015 a presentarse a los diputados federales a más tardar el 8 de septiembre próximo, serán una realidad a partir del primer día del próximo año.

2015, con reforma bajo el brazo

Legisladores aún deben realizar 11 acciones concretas, entre ellas, incluir la energética en el paquete económico.

Aunque este año el gobierno federal, el Senado y la Cámara de Diputados están obligados a realizar 11 acciones concretas para el arranque de la Reforma Energética, entre ellas su inclusión en el paquete económico 2015, que la Secretaría de Hacienda entregará a los diputados a más tardar el 8 de septiembre, será a partir del 1 de enero de 2015 cuando se registre su plena entrada en vigor.

De acuerdo con los tiempos establecidos en el régimen transitorio de los seis dictámenes de nuevas leyes y reformas que el Senado y la Cámara de Diputados aprobaron para que hoy el presidente Enrique Peña Nieto promulgue la Reforma Energética, 2015 será el año que concentrará el mayor número de modificaciones que el Ejecutivo debe realizar para comenzar con el cambio estructural que implica esta reforma.

Fue en diciembre pasado cuando los legisladores pusieron fin al nacionalismo petrolero, con la aprobación de la reforma constitucional que permite a México abrir a la iniciativa privada su industria energética, pero hasta la semana pasada ambas cámaras del Congreso de la Unión concretaron el paquete de nueve leyes nuevas y 12 reformas de leyes existentes, que traducen esa reforma constitucional en una serie de cambios que crean una distinta estructura petrolera y de energía eléctrica.

De acuerdo con el calendario de las etapas de la Reforma Energética, entre hoy y el último día del año, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) proporcionará al Centro Nacional de Control de Energía los expedientes completos relacionados con los procesos de interconexión de centrales eléctricas y conexión de centros de carga; además, el Ejecutivo debe integrar en la propuesta de Ley de Ingresos de la Federación y Presupuesto de Egresos de la Federación las nuevas disposiciones de la hacienda pública y la coordinación fiscal, derechos e impuestos de hidrocarburos.

Asimismo, la Comisión Nacional del Agua debe entregar los expedientes de los yacimientos de energía geotérmica a la Secretaría de Energía, el Ejecutivo federal enviará al Senado su propuesta para el nombramiento de los cuatro integrantes independientes del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, la Secretaría de Hacienda y el Banco de México deben firmar el fideicomiso Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, y los concesionarios mineros solicitarán adjudicación directa para la exploración y extracción de gas.

También el titular del Ejecutivo federal debe enviar al Senado las propuestas para la integración del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos (Pemex) y CFE; de igual forma, debe emitir la reglamentación de la Ley de Energía Geotérmica; la CFE solicitará a la Secretaría de Energía su Ronda Cero para la energía geotérmica, mientras que los directores generales de ambas empresas deben nombrar al titular de la Auditoría Interna respectiva.

Por su parte, los consejos de administración de Pemex y CFE someterán a aprobación de la reorganización de las empresas.

Todas estas decisiones son previas a la entrada en vigor de la reforma a partir del 1 de enero, cuando aplicarán las reglas de los Ingresos Derivados de Asignaciones para Pemex y comience a operar el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, así como el cambio del régimen fiscal de Pemex. La Secretaría de Energía y la Comisión Reguladora de Energía podrán otorgar permisos y autorizaciones para tratamiento, refinación, procesamiento, compresión, licuefacción, descompresión y regasificación.

También el próximo año vence el plazo máximo para que el Ejecutivo federal emita los reglamentos para el comercio de gas natural, gas licuado de petróleo, gasolinas, transporte, ductos y expendio al público; para la creación del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace); envíe al Senado su propuesta para el nombramiento de los nuevos integrantes, de las vacantes de la CNH y de la CRE, y para que emita el Reglamento de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos.

Trabajo durante 2014

El Ejecutivo, legisladores y las empresas deben resolver pendientes para que la Reforma Energética pueda entrar en funciones adecuadamente.

CFE proporcionará al Centro Nacional de Control de Energía los expedientes completos relacionados con los procesos de interconexión de centrales eléctricas y conexión de centros de carga.

Asimismo, solicitará a la Secretaría de Energía su Ronda Cero para la energía geotérmica, mientras que los directores generales de Pemex y CFE deben nombrar al titular de la Auditoría Interna respectiva.

Conagua debe entregar los expedientes de los yacimientos de energía geotérmica a la Secretaría de Energía.

La SHCP y Banxico tienen que firmar el fideicomiso Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo.

Concesionarios mineros solicitarán adjudicación directa para la exploración y extracción de gas.

El Ejecutivo debe integrar en la propuesta de Ley de Ingresos de la Federación y Presupuesto de Egresos de la Federación las nuevas disposiciones de la hacienda pública y la coordinación fiscal, derechos e impuestos de hidrocarburos.

Asimismo, enviará al Senado su propuesta para el nombramiento de los cuatro integrantes independientes del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo.

Por último, tiene que enviar al Senado de la República las propuestas para la integración del Consejo de Administración de Pemex y CFE; y emitir la reglamentación de la Ley de Energía Geotérmica.

PRI y PRD se enfrentan por cambios

El coordinador de los senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Emilio Gamboa, aseguró que la Reforma Energética permitirá a México ser una potencia económica en el mediano plazo.

“Para 2018 la economía nacional crecerá en 1% adicional y, con ello, los universitarios dispondrán de 500 mil empleos extra, pues en una década la industria energética generará 2.5 millones de trabajos y creceremos 3% más.”

En contraste, el líder de los senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Luis Miguel Barbosa, aseguró que no hay nada qué festejar: “la reforma fue aprobada supuestamente para organizar todo el esquema nacional, pero en los hechos beneficiará a los mismos grupos de poder político y económico de siempre”.

Mientras tanto, Gamboa aseguró que “una vez promulgada por el Ejecutivo, los mexicanos sentirán los beneficios, para tener pleno acceso a la energía, la reducción del precio de la luz y el gas en un plazo no mayor a dos años, así como una mejor calidad en las gasolinas”.

Añadió que “Pemex y CFE seguirán siendo de todos los mexicanos”.

Detalló que a nivel regional, la reforma energética impulsará el desarrollo, al grado que estados podrán especializarse en las energías que mejor puedan producir; que el sector hidrocarburos compre, cuando menos, 35% de sus insumos a industrias mexicanas, y se generen numerosos proyectos de infraestructura en elpaís.

Al respecto, Barbosa señaló que “con la reforma diseñada por legisladores afines a la Federación se privatizan los recursos naturales, se entrega la renta petrolera a empresas privadas, se legaliza el desmantelamiento de Pemex y CFE, se afecta la estabilidad laboral de miles de trabajadores dedicados a la exploración, extracción, refinación, distribución y comercialización de hidrocarburos.

“Muy pronto se verán los saldos de esta reforma. Se derrumbará la fachada de éxito y quedarán al descubierto los resultados de una privatización fallida”, afirmó.

Todo listo para que Peña Nieto la promulgue

Con la presencia de los líderes del Poder Legislativo en el Senado y la Cámara de Diputados, gobernadores, políticos, empresarios, integrantes de su gabinete e invitados especiales, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, promulgará hoy las leyes secundarias de la Reforma Energética, con lo cual da el cerrojazo al primer paquete de reformas estructurales que envió al inicio de su administración.

En Palacio Nacional, el mandatario hará un reconocimiento a legisladores de todos los partidos políticos.

En el caso de la Reforma Energética, el decreto que será firmado por el titular del Ejecutivo, y publicado en el Diario Oficial de la Federación, incluye nueve leyes de reciente creación y modificaciones a 12 existentes.

Las nuevas leyes que regirán en el sector son: Ley de Hidrocarburos, Ley de la Industria Eléctrica, Ley de Energía Geotérmica, Ley de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos, Ley de Petróleos Mexicanos, Ley de Comisión Federal de Electricidad, Ley de los Órganos Reguladores Coordinados en Materia Energética, Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos y la Ley del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo.

A partir de la promulgación de esta legislación secundaria, México comenzará a ejercer un nuevo esquema, con el cual busca impulsar la explotación de hidrocarburos para generar mayor renta petrolera, reducción en las tarifas eléctricas y crear un mercado en el que se permite la participación de la iniciativa privada.

Luego de 98 días de discusiones en el Congreso de la Unión, el pasado miércoles los senadores concluyeron la integración del paquete de minutas y lo enviaron al Ejecutivo para su revisión.

Ese mismo día, el Presidente expresó su beneplácito por la aprobación, destacando que se dio “un gran paso para el futuro de los mexicanos. Aprovecharemos mejor y de forma sustentable nuestros recursos energéticos”.