Cerca de 15,5 millones de trabajadores ganan hasta 10.298 pesos mensuales (US$542). Así, representan el 74% de los asalariados que cotizan en el IMSS y el ISSSTE.

El  Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) estima que de dejarles de cobrar Impuesto Sobre la Renta en su salario, se beneficiarían con 74 mil millones.

En la presentación del estudio Hacia un nuevo esquema del ISR, expusieron que en promedio este tipo de trabajadores paga de ISR 10% de su ingreso, lo que representa 950 pesos mensuales (US$50), es decir poco más de un mes de salario al año.

Esto implica un alto costo a la formalidad y un perjuicio a los que menos ganan en el país.

Analistas del instituto, estiman que el impacto fiscal es bajo porque la recaudación por ISR de los trabajadores descritos solo representa 11,5% del total.

Respecto al costo fiscal, Ana Martínez, consultora del Imco, explicó que la pérdida recaudatoria se compensarían por un lado por un mayor consumo por 57.000 mdp, que aumentaría los ingresos por IVA e IEPS.

Este consumo reactivaría la economía y también generaría una recuperación en el ISR a otros secotres, por monto de 177 mil millones de pesos al año.