ElEconomista.com.mx Los ingresos por remesas de los paisanos, principalmente de Estados Unidos, a sus familias en México acumularon en los primeros ocho meses del 2014 un monto de US$15.634 millones, cifra que representa un crecimiento de 7,30% a tasa anual, de acuerdo con información del Banco de México.

Después de la caída anual de 6,65% en igual periodo del 2013, este aumento representa el mayor desde el 2006, cuando el incremento fue de 21,86%.

Por datos mensuales, en agosto del año en curso las remesas ingresadas a territorio mexicano fueron de US$2.010 millones, es decir, un ascenso anual de 5,77%, que manifiesta en el corto plazo un cambio de tendencia positiva, que arrancó en mayo pasado, a negativa, ya que en julio la tasa fue de 8,55%.

Desde un ángulo optimista, esta variable macroeconómica hiló 13 meses en terrenos positivos, tras desplomarse, anualmente, 1,19% en julio del año pasado