En los últimos diez años, el salario mínimo en México registró un aumento real de 0,09%, lo cual resultó mínimo para las necesidades básicas de la población.

El salario mínimo promedio en la nación azteca en el año 2000 fue de 35,23 pesos diarios (US$2,91), y para 2010 ascendió a 57,46 pesos (US$4,77), según la información de la secretaría del Trabajo y Previsión Social, consigna Milenio.

Pero los datos presentan diferencias, esto ya que al descontar los efectos inflacionarios, es decir, restando al salario los incrementos registrados en precios que merman el poder adquisitivo de la población, el salario real de 2010 resultó ser de 39,81 pesos (US$3,31), contra 39,96 pesos (US$3,32) observado en 2001.

“En la última década el salario en términos reales se movió sólo 0.09% porque el ajuste se basó en las expectativas de inflación, lo cual generó la mayor pérdida del poder adquisitivo”, dijo el investigador de la Universidad Iberoamericana de Puebla, Miguel Reyes, señala el mismo medio.