México se mantiene como el cuarto país que registra la menor recaudación tributaria en América Latina, equivalente al 17.2% del PIB, apenas arriba de los recursos que ingresan por esta vía Panamá; República Dominicana y Guatemala, el último del comparativo, evidencia la OCDE.

El recaudo que genera el erario mexicano, y que se incrementó en 3.5 puntos del PIB tras la ejecución de la reforma del 2013, se mantiene lejos del líder regional, Cuba, que ingresa tributos aproximados al 38% de su Producto; los ingresos tributarios de México están por debajo del promedio de recaudación regional, que de la OCDE, que es de 23.1% del Producto, y mucho más lejos aún, de los 35 puntos del PIB, que se anotan en promedio los países OCDE en la recaudación.

De acuerdo con la nueva base de datos de la OCDE, que ofrece información detallada y comparable sobre los ingresos fiscales de 80 países, los impuestos sobre bienes y servicios como porcentaje del PIB representaron 6.3%, una proporción que también compara desfavorablemente contra el 11.5% que promedian los países de la Organización.

La nueva base de datos fue presentada en Lima, Perú, en la V Reunión del Marco Inclusivo sobre el BEPS, que es la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios propiciados por la existencia de lagunas o mecanismos no deseados entre distintos sistemas impositivos nacionales que pueden servirse de las empresas multinacionales para “desaparecer” los beneficios a efectos fiscales y trasladarlos hacia ubicaciones donde existe escasa o nula actividad real.