El ingreso laboral por habitante se ubicó en el tercer trimestre de 2015 en dos mil pesos mensuales, lo que implicó un crecimiento acumulado de 6.2 por ciento respecto al cierre de 2014, y constituye dos trimestres consecutivos de aumento al descontar el alza de precios de la canasta básica alimentaria, según información del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Con lo anterior, este año ha significado un punto de inflexión para el ingreso real de la población proveniente de fuentes de trabajo luego de que desde 2006 ese indicador mostró una tendencia sostenida a la baja.

Según el Coneval, el ingreso laboral por persona es el resultado de la suma de los ingresos de cada uno de los miembros de un hogar dividido entre el número de personas de ese hogar. Esto significa, por ejemplo, que si un hogar está conformado por cinco personas, donde dos de ellos trabajan y cada uno gana cinco mil pesos (que sumados da 10 mil pesos), el ingreso laboral por persona en esa familia es dos mil pesos.

Factores. Enrique Minor, director de Medición de la Pobreza del Coneval, explicó a Excélsior que la recuperación del ingreso laboral se debe a tres factores: a la contención de la inflación, al crecimiento de la economía y a la reducción del desempleo.

Sobre la inflación, Minor destacó en particular el comportamiento del precio de los alimentos, cuya alza este año ha sido inferior.

“En este año el precios de los alimentos no ha variado tanto, lo que veíamos en años anteriores y que afectaba los niveles de pobreza era que mientras la inflación llegaba, por ejemplo, a 5% o 6%, la variación de la canasta alimentaria era de más de 10%. Afortunadamente, este año el alza del precio de los alimentos ha sido menos volátil y está muy cercano a la tendencia general de los precios”, expresó.

En cuanto al crecimiento de la economía, Enrique Minor reconoció que éste ha sido moderado en 2015, pero que sin duda está ayudando al ingreso de los hogares.

“El crecimiento moderado pero sostenido de la economía está ayudando a que los niveles salariales estén avanzando, ayuda precisamente a su recuperación”, dijo.

Respecto a la evolución del desempleo, Minor manifestó que cada vez más personas ingresan al mercado laboral y aportan ingresos.

“Después de la crisis de 2009 la tendencia en el desempleo es a la baja, y aunque no llegamos a los niveles antes de la crisis, ésta ha ayudado a la recuperación de los ingresos”, señaló.

Mesura. Enrique Minor sostuvo que la mejora en el ingreso laboral por persona en 2015 no es para cantar victoria, puesto que en términos reales está todavía lejos de los niveles antes de la crisis de 2008-2009, cuando en el tercer trimestre de 2006 tuvo su máximo de dos mil 741 pesos de hoy.

Sin embargo, dijo que en el país se debe cuidar la tendencia actual de crecimiento de la economía, de reducción de la inflación y de la baja en el desempleo para seguir avanzando en la mejora de los ingresos laborales.

“No vemos choques espectaculares de crecimiento económico o de disminución del desempleo; sin embargo, lo importante es que estas variaciones moderadas, pero positivas, puedan ser sostenidas, el reto es que podamos preservarlas en el tiempo, para que esto nos garantice avanzar en mejorar las condiciones de vida de la población”, puntualizó.

Más pueden comprar básicos. La mejora en el ingreso laboral por habitante ha ocasionado que en este año haya disminuido en 1.8 millones el número de personas que no puedan adquirir la canasta básica alimentaria con su ingreso laboral.

Lo anterior debido a que el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza por Intervalo de Salarios (ITLP-IS), que elabora el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), ha caído de forma consecutiva en los tres trimestres de 2015 a tasa anual, donde la reducción acumulada a septiembre de 2015 ha sido de 4.2 por ciento respecto al cierre de 2014.

Esto significa que, en el tercer trimestre del año, la proporción de mexicanos que no pueden adquirir la canasta básica alimentaria con su ingreso laboral es 41.1 por ciento, es decir 49 millones 764.8 mil personas, según estableció
Excélsior a partir de cálculos del observatorio México ¿cómo vamos?.

Lo anterior implica que con respecto al cierre de 2014, un millón 774.7 mil personas han salido de la pobreza salarial en 2015, puesto que en el cuarto trimestre del año pasado la proporción de la población en esas condiciones era de 42.9 por ciento.

El Coneval señala que el ITLP-IS es un indicador trimestral que sirve como señal preventiva de corto plazo sobre la situación del ingreso laboral de las familias en relación con el costo de la canasta alimentaria, y que no constituye una medición de pobreza.