Excelsior.com.mx. La Secretaría del Trabajo y Previsión Social de México (STPS) anunció que el abatimiento del empleo informal será una de las principales metas en el sexenio.

Al reconocer que existen cerca de 30 millones de mexicanos que sobreviven en la informalidad, el titular de la dependencia federal, Alfonso Navarrete Prida, explicó que “estoy comprometido a ayudar” para que todos los mexicanos en edad laboral tengan mejores empleos, formales y con seguridad social.

A la gente, a los trabajadores “no les puedes echar rollos, se les tiene que dar resultados tangibles. Ésa es la instrucción presidencial”, dijo.

El funcionario federal admitió que el reto es grande: 50 millones de mexicanos están en pobreza; 30 millones de la Población Económicamente Activa, 65%, sobreviven en la informalidad; y 2,6 millones más carecen de trabajo, la mayoría de ellos son jóvenes y mujeres.

Entrevistado en su despacho, Navarrete Prida afirmó que la STPS será un equilibrio entre los factores de la producción “que procure la estabilidad laboral, elementos clave para el crecimiento económico nacional”.

El secretario del Trabajo anticipó que con la reforma laboral habrá de crearse el Consejo Nacional para la Productividad, en el que se junte a empleadores y empleados “para que sean impulsadas áreas donde los mexicanos somos buenos, y hacemos cadenas de valor nacionales, que permitan enlazarnos y podamos satisfacer nuestro mercado doméstico”.

“Tendremos más empleos formales”: Alfonso Navarrete, titular de la STPS. Para Jesús Alfonso Navarrete Prida la principal encomienda al frente de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) significa que a la gente, a los trabajadores, “no les puedes echar rollos, se les tiene que dar resultados tangibles”. Ésa es la instrucción presidencial.

Y dentro de esto, su responsabilidad es apoyar a conciencia para generar más y mejores plazas formales, porque “el reto de la informalidad en este país es el más grande que tenemos en materia de empleo.”

“Estoy comprometido, sin duda y sin vacilar en cálculo político alguno personal —porque no lo hay—, a una férrea defensa de los mexicanos, de su clase trabajadora, de sus empresas que le han producido mucho al país, de su respeto a los sindicatos y de ayudar a que este país tenga mejores empleos, formales empleos, seguridad social y protección social a todos los mexicanos que entran en edad de poder trabajar en México”.

Los números son abrumadores, admite el secretario a Excélsior, pues en efecto, 50 millones de mexicanos están en la pobreza; 30 millones de la Población Económicamente Activa (65% de la misma) sobreviven en la informalidad, y 2,6 millones más no tienen trabajo alguno, la mayoría de estos jóvenes y mujeres.

Interrogado en su despacho, el secretario Navarrete recalca que ya se mueve para que esta dependencia “sea un equilibrio entre los factores de la producción” y procure la estabilidad laboral, elementos clave para el crecimiento económico nacional.

De acuerdo con datos y metodología del INEGI, recalca que en México habría 14,2 millones de personas en la informalidad. Sin embargo, explica, otro es el resultado que se desprende si se usa la medición de la Organización Internacional del Trabajo.

La OIT señala que la informalidad debe de medirse “no en función del empleador sino en función del trabajador, y aquel empleado que no tenga prestaciones ni seguridad social pues está en la informalidad, y esta cifra da 30 millones”. Es el doble de lo que se manejaba como cifra oficial, “y esto impone retos monumentales para el gobierno del presidente Peña”, hace hincapié.

“Eso significa que son seis de cada diez mexicanos. Este solo dato da una idea de la magnitud del reto, y de que toda la política laboral que se genere en este sexenio tiene qué adecuarse a abatir estos 30 millones de informales”, ratifica Navarrete.

El año entrante se espera un crecimiento en México de 3,5% del Producto Interno Bruto que “es bueno, pero no es suficiente”. Estipula entonces que para acelerar el avance económico nacional “tenemos que impulsar una política muy sólida del mercado interno, y hacia afuera buscar otros mercados siendo competitivos y por eso el tema de la productividad y la competitividad en México es el tema más importante que tenemos hoy por hoy para la recuperación del poder adquisitivo y para el crecimiento económico del país”, reitera el secretario del Trabajo.

Consejo de Productividad. Anticipa que derivado de la reforma laboral, por ley, habrá de crearse el Consejo Nacional para la Productividad, en donde se junten a empleadores y trabajadores para que dentro del marco de la política económica “ver cómo impulsamos áreas donde los mexicanos somos buenos, y hacemos cadenas de valor nacionales, que permitan enlazarnos y podamos satisfacer nuestro mercado doméstico; por ejemplo, importante es el tema de granos, el tema de alimentos básicos e importante es el tema de las manufacturas”, explica.

Y este Consejo, abunda, también debe orientar su labor “a buscar recuperar niveles de competitividad en el mundo, donde México se desplomó literalmente en los últimos años.

Mexicana. Sobre la problemática de Mexicana de Aviación, dijo que se debe hallar una salida digna para los más afectados, que son los trabajadores.

Según Navarrete, para la STPS el caso pasa por tres condiciones: “ver si hay o no responsables en términos jurídicos que hayan maquinado llevar a la quiebra una empresa que era un patrimonio de los mexicanos, emblemático, y que esta maquinación le generó una distorsión al mercado aéreo mexicano donde las tarifas se han elevado exorbitantemente en perjuicio de la gente; pasa por ver responsabilidades jurídicas, yo no sé si las hay o no, pero se tiene que ver con mucha claridad”, alerta.

La segunda, sostiene, “pasa por ver que bajen las tarifas aéreas. Que cualquiera que sea la solución, los empleados, los obreros, los trabajadores de este país informales o formales, tienen derecho a utilizar como medio de transporte. El medio de hoy que se llama avión y tiene que pasar por una baja de las tarifas aéreas en las condiciones del mercado que sean las más accesibles posibles”.

Y tercero, por una solución real que se dé a los trabajadores, sin regateos, para que sean recontratados.

Esperará fallo de la Corte sobre el SME. El secretario del Trabajo (STPS) Alfonso Navarrete Prida manifestó que sobre el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) hay aristas a desarrollar.

“Habrá que esperar a ver qué define la Suprema Corte respecto del recurso de revisión sobre el tema. Podemos tener verdades legales y tendremos que empezar a analizarlas para ver desde la vertiente de la Secretaría del Trabajo qué es lo que se puede y no se puede hacer”.

—¿Patrón sustituto?

—Eso es lo que se está ventilando en la Corte, responde de inmediato y añade: “Si este criterio que utilizó el Tribunal Colegiado de que aunque nunca haya llamado a CFE, ni la haya escuchado, ni la haya aparecido en juicio alguno, yo en sentencia digo que él es el patrón sustituto; si esta ponderación que hizo el colegiado de, yo prefiero la inmediatez de la justicia, que el derecho de audiencia a una empresa para que manifieste lo que su derecho convenga. Si eso es válido y si entonces la Corte le va a tener que enmendar la plana al Tribunal Colegiado. Y decir ese patrón que dices tú que es sustituto se retrotrae hasta donde empezó el asunto y que se le llame y el juicio se le oiga, se le escuche y se determine si efectivamente lo hay”.

Caso Gómez Urrutia

Otra herencia del PAN es el caso de Napoleón Gómez Urrutia y el sindicato minero. Al primero le refrenda su calidad de dirigente de este gremio que está en expansión, que crece, “aun cuando su líder está fuera de México”.

Empero, le recuerda puntualmente al ahora avecindado en Canadá: “ahí hay un tema de carácter judicial que no le compete a la STPS y que hay un posible defraudado o varios por 55 millones de dólares”.

Navarrete recupera su propio discurso y señala sobre el particular que cualquier solución en —el ámbito político o en el laboral en torno a Gómez Urrutia—, “pasa por solucionar un asunto que es de justicia y que no se podría pisotear el derecho de alguien a sentirse defraudado”.

Dijo que son muy respetuosos del sindicato minero y esperaran a que se resuelva el tema.

“Trabajo irregular, una vía de escape”. El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados afirmó que la informalidad ha funcionado como válvula de escape ante el desempleo en los últimos años.

En su análisis de la situación del mercado laboral incluido, en los Criterios Generales de Política Económica 2013, el CEFP señaló que al inicio del sexenio anterior, 26,6% de las personas ocupadas trabajaban en el sector informal, cifra que llegó a 29,2% en el tercer trimestre de este año.

El CEFP puntualizó que al 31 de octubre el número de trabajadores permanentes y eventuales urbanos afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) fue de 16.067.633 personas.

Esto equivale, dijo, a un crecimiento anual de 729.316 plazas y un aumento de 865.207 personas en lo que va del año. Por tipo de contrato, 72,6% de los empleos formales creados en 2012 fueron de carácter permanente.

Apuntó que de acuerdo con información del INEGI del tercer trimestre de 2011 al mismo periodo de 2012 se incorporaron al mercado laboral 1.801.227 personas y, en el mismo lapso, el sector formal generó 716.135 empleos.

En los últimos doce meses, acotó, 1.085.092 personas no pudieron colocarse en el sector formal. Si se comparan dichos indicadores a lo largo del sexenio anterior, puntualizó, se observa que se acumuló un déficit de 3,0 millones de empleos.

Detalló que esta insuficiencia de oportunidades laborales ha ocasionado que la mayoría de los indicadores de empleo no hayan regresado a los niveles que tenían previo a la crisis.

Hizo notar que las personas que reportaron al INEGI tener la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual le permite, pasó del 6,8% en el tercer trimestre de 2008 a 8,7% en el mismo trimestre de 2012.

Lo anterior, precisó, implica que 4.246.814 personas tienen la necesidad de buscar un segundo empleo ante la insuficiencia de sus ingresos actuales.

De acuerdo con el INEGI, aclaró, los trabajadores ocupados tuvieron un ingreso nominal de 5.528 pesos (US$427,4) mensuales durante el tercer trimestre de 2012.