El déficit presupuestario de Brasil igualará al producto interno bruto (PIB) en el 2024 si no se controla el gasto público y no se ponen en marcha reformas fiscales, advirtió el lunes el presidente Michel Temer.

En un discurso ante un consejo de asesores de líderes de negocios y destacados ciudadanos brasileños, Temer dijo que su Gobierno enviará una propuesta de reforma del costoso sistema de pensiones brasileño, sin la cual el presupuesto no puede equilibrarse.

Una ley que limita el gasto federal debería ser aprobada por el Congreso sin cambios en algunas semanas, agregó.