La presidenta chilena, Michelle Bachelet, admitió el viernes que no cuenta con todos los recursos necesarios para cumplir con su programa de Gobierno debido a la fuerte desaceleración de la economía, por lo que deberá priorizar sus compromisos.

La mandataria socialista, que alcanzó un mínimo de aprobación en junio, encabezó una reunión con todos sus ministros para fijar la agenda del "segundo tiempo", con un marcado acento de "realismo" y "sinceramiento de cara al país".

"Debemos actuar de manera fiscalmente responsable. ¿A qué me refiero con esto? Sabemos que no vamos a contar con todos los recursos previstos originalmente para llevar adelante nuestro programa y procesar nuevas demandas sociales", dijo Bachelet.

"Va a ser necesario, entonces, jerarquizar y darle mayor gradualidad a algunos aspectos de nuestros compromisos", agregó.

El gobierno recortó drásticamente esta semana su pronóstico de crecimiento para la economía chilena a un 2,5% para este año, desde un cálculo previo del 3,6%, debido a menores ingresos del cobre, principal envío del país, y a un congelamiento de las inversiones y del consumo.

Junto con bajar el cálculo de expansión del Producto Interno Bruto, elevó la previsión de déficit fiscal a un 3% del PIB desde el 1,9%.

Bachelet, quien regresó al poder con una abrumadora mayoría el año pasado, ha visto diluirse su apoyo en los últimos meses en medio de un escándalo por financiamiento irregular de políticos de todos los sectores y acusaciones de tráfico de influencias contra su hijo.

A la lista de problemas, se suman las críticas sobre el cumplimiento de la reforma educacional anunciada, cambios en el mercado laboral y la implementación de una reforma tributaria ya en marcha y que ha generado un fuerte rechazo de grupos empresariales.

"Nuestros compatriotas nos exigen que hagamos las cosas bien, con humildad, de manera transparente y sin apresuramiento", dijo Bachelet.

"La jerarquización del programa no es sólo un asunto de recursos, es también un asunto de gestión. Las capacidades del Gobierno en este ámbito tienen límites y también son limitadas las capacidades del sistema político para procesar las reformas", agregó.

La mandataria dijo que una de las prioridades en el corto plazo es retomar la dinámica del crecimiento económico y aumentar su potencial, que se espera tenga una aceleración gradual en los próximos meses, en medio de un fuerte impulso fiscal.