La presidenta Michelle Bachelet destacó hoy en París la estabilidad política y social de Chile como garantía para las inversiones de los empresarios franceses, en su cuarto día de su gira por Europa.

En un encuentro con el Mouvement des Enterprise du France, Bachelet, la mandataria destacó la seriedad y confiabilidad para las inversiones extranjeras en su país y dijo que "no somos poco serios ni populistas".

Igualmente, defendió las reformas estructurales que impulsa su gobierno para el crecimiento del país, entre ellas, la reformas tributaria, educativa y laboral.

Explicó que su gobierno está comprometido con el desarrollo de Chile, para "ir creciendo y se vayan reduciendo progresivamente brechas sociales que persisten en nuestro país. Es decir, estamos trabajando para construir progreso, pero también para garantizar legitimidad y estabilidad política".

Afirmó que las transformaciones de su gobierno "van a permitir mejorar la calidad del crecimiento y actualizar y modernizar nuestras instituciones. La más ambiciosa es la reforma a la educación, queremos una educación de calidad, más integradora, menos segregadora, que no tenga un alto costo para las familias".

Planteó que para financiar ese proyecto es vital la reforma tributaria, ya que "para gastos permanentes, estamos destinando recursos permanentes. No somos un país poco serio, no somos populistas, no planteamos elementos como gobierno que luego otro gobierno no pueda seguir sosteniendo".

El propósito de esa reforma es recaudar gradualmente, mediante los impuestos, 8.300 millones de dólares anuales para financiar la Reforma Educativa, que de manera progresiva posibilitará que la educación sea gratuita en Chile.

"Chile es un país confiable para invertir" añadió Bachelet, ante la presencia del ministro de Comercio Exterior de Francia, Matthias Fekl, y unos 50 destacados empresarios.

Por su parte, el presidente del Mouvement des Enterprise du France, Jean Burelle, coincidió plenamente con la percepción expuesta por la mandataria sobre las condiciones económicas y las oportunidades de negocios en Chile.

"Como empresarios necesitamos saber con qué reglas y pautas nos regimos. Esa política, combinada con el acuerdo de asociación con la Unión Europea desde el año 2003, el cual usted quiere renovar y actualizar, hace que Chile sea un país confiable tanto para invertir como para crear alianzas estratégicas", afirmó.

Burelle comentó que "Chile cuenta con mayor cantidad de acuerdos comerciales con países del mundo, lo que es algo que es muy importante de destacar y presenta una serie de oportunidades para las empresas francesas en sectores tan variados como la infraestructura".

Recordó que hace unos años fue a Chile y dijo que "el desarrollo de los servicios es algo espectacular. (...) De paso, me gustaría destacar la proyección de Chile en toda la región de América Latina, y he podido constatar hasta qué punto Chile está presente".

También, Bachelet se reunió con los embajadores acreditados en París ante en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), de la cual Chile es miembro desde el año 2010, a los que explicó la lucha contra la corrupción que está llevando a cabo.

Resaltó que, para fortalecer la transparencia y la rendición de cuentas, su gobierno impulsa una reforma integral para erradicar las malas prácticas en la política, la empresa y sus relaciones bilaterales".

Dijo que la corrupción "aumenta el costo de hacer negocios, provoca distorsiones en el mercado, desalienta la inversión y la competencia extranjera; daña la confianza de los ciudadanos en sus gobiernos e instituciones, reduce los incentivos para la innovación y el cumplimiento. Y, por supuesto, aumenta la desigualdad social".

Asimismo, destacó la labor que realiza OCDE para el diseño de mejores políticas públicas que buscan consolidar sociedades más prósperas, democráticas, sostenibles e inclusivas.

Además, afirmó que el respeto a las instituciones es fundamental para atraer a la inversión extranjera y que Chile ha triplicado su renta per cápita en los últimos 25 años, reduciendo la pobreza de 40 a 13 por ciento en el mismo período.

Agregó que "la desigualdad es nuestro principal reto. Hoy, América Latina es la región más desigual y Chile es el país de la OCDE con el mayor coeficiente de GINI".

Finalmente, subrayó que "nuestro objetivo debe ser promover el crecimiento económico, mientras que, al mismo tiempo, ofrecemos a nuestros ciudadanos las oportunidades que necesitan para ampliar su capacidad y conocimientos y, por tanto, alcanzar sus metas".