Santiago. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, destacó hoy la estabilidad que muestra el empleo en su país, a pesar de la desaceleración que afecta a la economía "y a los malos augurios" del mercado y los expertos.

"Contrario a los malos augurios, afortunadamente las cifras se mantienen estables", sostuvo la mandataria socialista durante una visita a una empresa en el municipio de Quilicura, vecino a Santiago.

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dijo que el desempleo en Chile fue del 6,5% en el trimestre móvil mayo-julio, sin variación respecto del anterior (abril-junio), aunque en términos interanuales supuso una subida de 0,8 puntos porcentuales.

Los expertos y agentes del mercado esperaban una tasa de desempleo de entre un 6,7% y un 6,8% para el período.

"Los trabajadores y trabajadoras de Chile pueden confiar en que el Gobierno y esta presidenta tomarán todas las medidas para proteger el empleo y que no sean ellos y su familia los que paguen los efectos de este momento económico", subrayó Bachelet.

La economía chilena pasa por un ciclo de desaceleración que ha sido más prolongado y profundo de lo esperado, lo que ha hecho caer las expectativas de crecimiento desde más de un 4% a rangos inferiores al 3% e incluso cercanos al 2%, según algunos analistas privados.

El Banco Central ha recortado también su previsión y la mantienen actualmente entre un 2,5% y un 3,5%.

"Todos ganamos si nos unimos en torno a objetivos compartidos, si en Chile lo público y lo privado se funden tras una buena idea", reiteró hoy Bachelet, que en los últimos días ha insistido en la necesidad de que el sector público y los privados se muevan con una agenda común para reactivar la economía.

Con esa unidad, según Bachelet, "ganan los trabajadores y trabajadoras que pueden optar a mejores trabajos, ganan los emprendedores que ven crecer sus negocios, y gana nuestro país en competitividad y diversificación de sus actividades".