La Paz, Xinhua. El 95% del total de empresas comerciales en Bolivia está conformado por microempresas de asociaciones e individuos, informó el estatal Instituto Nacional de Estadística (INE).

En un informe, la dependencia destacó que apenas el 0,3% de las empresas en el país andino amazónico son grandes y el 4,8% son pequeñas y medianas empresas (pymes).

El analista económico Hugo Gutiérrez Mita, basándose en estos datos, explicó que este fenómeno empresarial se debe a que las pequeñas empresas son familiares y hasta unipersonales, que en muchos casos no requieren de estructuras grandes ni beneficios sociales, que es lo que traba a los grandes emprendimientos.

Además, dijo que estas pequeñas empresas en muchos casos son informales y carentes de generación de empleos, por lo unipersonal o familiar que resulta la compañía.

Las estadísticas del INE también señalan que el 35% de las empresas están en el departamento de La Paz, el 25% en el departamento de Santa Cruz, y el 19% en Cochabamba.

El restante 20% se halla en los departamentos de Potosí, Beni, Pando, Oruro, Chuquisaca y Tarija.

En La Paz estarían registradas 232.909 empresas, es decir 35% del total de las 664.302 de todo el país, de las cuales 2.327 son grandes, 38.724 son pymes y 623.251 son microempresas.

Por su parte, la ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Teresa Morales, calificó este crecimiento de "vertiginoso".

"El gobierno seguirá apoyando la aparición de nuevas empresas micro y pequeñas, para fortalecer el desarrollo del país y la generación de empleo", indicó la ministra.

Teresa Morales reconoció que la mayoría de esas firmas son unipersonales; de este 95 por ciento son micro empresas con menos de cinco empleados, fenómeno que se genera a partir de la necesidad de la población de contar con una base de ingresos sostenible.

Según el privado Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), estos datos muestran que "cuando hay estabilidad económica y política, el nivel de los negocios tiende a subir".

En ese marco, recordó que Bolivia crece de manera ininterrumpida en los últimos años, hecho que alienta la formación de nuevas unidades económicas, sobre todo en el sector comercial.