El vicepresidente del Consejo consultivo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Jean Ziegler, reconoció que el mecanismo de auditoría de la deuda externa, emprendido por Ecuador, emprendida en el 2007, tuvo como consecuencia que este país evitara de mejor manera los efectos de la crisis internacional.

“Los dirigentes españoles deben hacer lo mismo que ha hecho Rafael Correa en Ecuador, es decir, negarse a pagar la deuda, cuya amortización ya es altísima porque es odiosa e ilegítima”, dijo el funcionario de la ONU en una cita publicada este martes por diario El Telégrafo.

Ecuador consolidó suficientes argumentos jurídicos que demostraban ilegalidad en varios tramos de su deuda externa como resultado del informe de la Comisión de Auditoría de la Deuda, con lo cual planteó a los acreedores un pago no superior al 30% del valor nominal de sus papeles o la posibilidad de enfrentarse a un litigio que pudiera determinar el no pago.

De ese modo este país se deshizo de buena parte de su deuda externa, lo que es visto ahora como un ejemplo para Zeigler, quien se desempeñó como relator especial para el Derecho de la Alimentación durante 8 años.

En la actualidad (cifras reportadas en marzo de 2012) Ecuador tiene una deuda externa de 10.177,7 millones de dólares, que representa el 14,2% del PIB. La Constitución de este país puso un límite del 30% de endeudamiento como coeficiente del PIB.

“Vivimos en un orden mundial criminal y caníbal, donde las pequeñas oligarquías del capital financiero deciden de forma legal quién va a morir de hambre y quién no”, dijo el funcionario de la ONU.