Londres. La reforma mundial del sistema financiero es esencial para prevenir que se repita la reciente crisis crediticia mundial que llevó a las economías de todo el mundo a entrar en recesión, dijo Gertrude Tumpel-Gugerell, miembro del Banco Central Europeo (BCE).

Tumpel-Gugerell afirmó que debe asegurarse la coordinación internacional en materia de reforma financiera, y que el costo de las nuevas normativas no debería trasladarse a los clientes.

"Tenemos que llegar a una reforma global del sistema financiero para prevenir que vuelva a ocurrir una crisis tan profunda", agregó, durante una intervención en una mesa redonda sobre servicios financieros.

"Es más, una de la principales lecciones de la crisis financiera ha sido que la estabilidad financiera en nuestro sistema financiero altamente interconectado sólo se puede conseguir con esfuerzos consistentes y concertados a escala mundial", dijo.

Tumpel-Gugerell añadió que aunque algunas reformas regulatorias tendrán implicaciones de costes para bancos y otras instituciones financieras, estos no deberían trasladarse a los clientes.