Lima, Andina. Los sectores minero, electricidad y de hidrocarburos aportaron más del 47% del total de la recaudación tributaria por rentas de Tercera Categoría, que pagan las empresas, entre enero y setiembre del 2011, informó la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat).

Indicó, asimismo, en los primeros nueve meses del año las empresas de estos sectores han aportado el 31% del total de los ingresos tributarios, precisó la jefa de la Sunat, Tania Quispe.

Durante la clausura del Simposium de Tributación Mineroenergética, organizado por la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), dijo que las empresas de estos sectores han concentrado más del 70% de las exportaciones peruanas totales de ese período.

Consideró que el reciente acuerdo entre el gobierno y el sector minero sobre el nuevo esquema de tributación minera ha tenido como objetivo final mejorar la equidad en la imposición del sector.

“Ello se evidencia, por ejemplo, en las modificaciones a la Ley de Regalía Minera, en las que se ha buscado que el pago por regalía esté directamente relacionado a la generación de utilidad operativa, lo cual no sucedía anteriormente”, precisó.

El nuevo esquema tributario implicó la aprobación de cambios en la Ley de Regalía Minera, la creación del Impuesto Especial a la Minería (IEM) para las empresas que no tienen contrato de estabilidad jurídica, y el establecimiento de un nuevo Gravamen Especial a la Minería (GEM).

Afirmó que a propósito de los cambios en la legislación tributaria minera, aprobados recientemente por el Congreso de la República, la Sunat establecerá los mecanismos para asegurar el cumplimiento de estas normas.

“El objetivo de mi gestión es modernizar la estructura de la institución y potenciar su capital humano para que, además de lograr una efectiva recaudación, podamos ofrecer a los contribuyentes grandes, medianos y pequeños, las facilidades para que puedan cumplir con sus obligaciones”, comentó.

De otro lado, anunció que habrá un mayor control en todo lo relacionado a precios de transferencia para lo cual se está capacitando a funcionarios especializados en la materia, lo que permitirá mejorar la fiscalización.

“Este es un tema que atañe directamente a las empresas del sector minero. Más allá de determinar el valor de mercado de una compra o venta de bienes y servicios, mediante los precios de transferencia vamos a comprender la naturaleza económica de la operación, es decir, verificar si estos conceptos están acordes a la realidad del mercado”, dijo Quispe.