El empresariado privado tiene cuatro tareas que desarrollar en el actual modelo económico, social, comunitario y productivo que implementa el gobierno en el país, según información del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

De acuerdo con los lineamientos de desarrollo determinados por el Estado, los empresarios privados deben proveer de capital nuevo a las industrias, invertir en la industria básica y la industria vertical, aplicar medidas sociales de lucha contra la pobreza y desigualdad, y priorizar la provisión de bienes y servicios al mercado interno y luego exportar.

Desde 2006, el Ejecutivo puso en vigencia su modelo de desarrollo para reemplazar al neoliberalismo que administraciones anteriores impusieron con resultados negativos para el Estado. Bajo este modelo, Bolivia logró en los últimos años resultados sin precedentes en su historia económica como la expansión del 6,8% del Producto Interno Bruto (PIB) y la inversión pública récord ejecutada de US$3.781 millones, ambos en 2013.

“El sector privado tiene que acompañar las inversiones del sector público”, indicó el miércoles el ministro de Economía, Luis Arce, quien agregó que con una mayor participación privada la economía del país crecería más de 7%.

Desde 2005, la base empresarial activa creció en 522%, con 122.995 empresas registradas en 2013, 84% de ellas unipersonales. Datos oficiales muestran que en ese periodo las utilidades del sector se incrementaron de US$992 millones a US$4.324 millones (336%).