El ministro de Economía y Finanzas, Alonso Segura, señaló que la implementación del Plan Nacional de Diversificación Productiva (PNDP) promoverá un crecimiento más equitativo en el país, pues la idea es que las personas que abandonaron la pobreza en los últimos años ya no vuelvan a esa situación.

El titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) indicó que la reducción sostenida de la desigualdad ha permitido que un mayor número de personas de las comunidades rurales más alejadas del país participen de las ventajas de tener una economía moderna.

Semana inclusiva. Sostuvo que para alcanzar este resultado, además del crecimiento sostenido del Producto Bruto Interno (PBI) en los últimos años, fue fundamental la generación de empleo formal en forma descentralizada.

"El ritmo de crecimiento de la economía observado en los últimos años ha permitido generar oportunidades para los sectores más pobres del país", anotó en entrevista a la Agencia Andina.

El presidente de la República, Ollanta Humala inauguró el pasado lunes la IV Semana de la Inclusión Social, en el centro de convenciones "27 de enero", en el distrito de San Borja, con la participación de autoridades nacionales e internacionales, así como de funcionarios, académicos y representantes de la sociedad civil.

Proyectos productivos. Segura explicó que la reducción de la desigualdad en el país también ha sido favorecida por el mayor flujo de capitales a la economía, lo que permitió el desarrollo de diversos proyectos productivos como los asociados a infraestructura descentralizada.

A ello se suma, agregó, el impacto generado por la implementación de programas sociales enfocados en las zonas rurales. "Esto permitió concentrar esfuerzos en las zonas rurales para reducir los índices de pobreza", manifestó.

Segura explicó que los programas sociales se enfocan en las zonas rurales. "Eso no sólo permitió reducir la pobreza rural, sino también la desigualdad", destacó.

Avances pese al entorno. El ministro reconoció que la economía de América Latina se verá afectada por los menores precios internacionales de las materias primas, pero enfatizó que el Perú será uno de los países que más crecerá en este entorno.

"En ese contexto, se necesitarán de medidas alternativas que permitan seguir reduciendo pobreza extrema y atacar la desigualdad", dijo.

Segura destacó la implementación de las políticas sociales y la reforma educativa, así como la generación de oportunidades para incorporar nuevas zonas del país a la modernidad y a los mercados.

"Eso significa contar con más puertos y aeropuertos, llevar fibra óptica a las zonas más alejadas del país para que las personas accedan a nuevas tecnologías, tanto educativas como productivas", dijo.

Hay que evitar las recaídas. Subrayó que la implementación del Plan Nacional de Diversificación Productiva (PNDP) promoverá un crecimiento más equitativo en el país.

"La idea es que las personas que salieron de la pobreza ya no vuelvan a esa situación", resaltó.

En relación a la eficiencia de los programas sociales, Segura explicó que todos están sujetos a mediciones de impacto. "Son evaluaciones independientes que nos indican qué funcionan, para realizar futuros ajustes", sostuvo.

Logros en 4 años. Cerca de dos millones 79,000 peruanos salieron de la pobreza en los últimos cuatro años, lo que representa un retroceso de 8.1 puntos porcentuales al pasar de 30.8 en el 2010 a 22.7 por ciento el año pasado, según el Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEI).

Sólo en el 2014 la pobreza se redujo a 22.7 por ciento desde un nivel de 23.9 por ciento en el 2013, con lo cual más de 289,000 peruanos abandonaron esa condición, que, según el ministro de Economía y Finanzas, fue explicada en un 83 por ciento por los programas sociales.

Arma poderosa. Recientemente, la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, afirmó que uno de los principales factores para reducir los índices de pobreza y desigualdad en América Latina y el Caribe es la creación de empleo decente, lo cual se asegurará con la formalización del mercado laboral.

En tal sentido, dijo que el empleo formal es "un arma poderosa" para solucionar problemas sociales en la región.

"Desde la Cepal hemos dicho que la igualdad nos lleva a un avance, que no sólo implica salir de la situación de pobreza, sino también redistribuir mejor el ingreso", manifestó.