Asunción. En principio la cartera fiscal estableció como base para la elaboración de los anteproyectos de presupuesto 2016 un crecimiento económico de 4,5%, inflación 4,5% y un tipo de cambio nominal a 5.344 guaraníes por dólar, entre otros indicadores.

Luego del proceso de revisión de julio último con el fin de consolidar el proyecto que el Ejecutivo remitirá a la consideración del Legislativo el día 28 del presente mes, Hacienda se vio obligado a adecuar los gastos a las nuevas estimaciones manejadas en la región.

Según los nuevos cálculos, para 2016 redujo de 4,5% a 4% el crecimiento del PIB (totalizará US$ 30.468 millones), hecho que obligó al ministerio a adecuar gastos a la futura disponibilidad de ingresos tributarios que tendrá con este nuevo panorama económico.

Los ingresos tributarios ya no crecen como el año pasado, tendencia que seguirá el siguiente ejercicio e incluso podría persistir hasta 2017, según recientes previsiones.

Entretanto, las demás variables se mantienen en los mismos valores estimados inicialmente, a los que se suman un leve incremento de las importaciones para situarse en US$ 10.751 millones, cifra que representa una variación de 1,3% con relación a la vigente.

El proyecto de presupuesto 2016, según adelantaron las autoridades, no prevé aumento salarial alguno para los funcionarios, tampoco la creación de cargos, excepto el denominado crecimiento vegetativo para educación y para las fuerzas públicas.

El déficit estará al tope de 1,5% del PIB establecido en la ley de responsabilidad fiscal y el gasto corriente en un máximo de 8,5%.

En ese contexto, los recortes que aplicaron este año a los gastos corrientes, del orden de US$ 100 millones, se extienden al proyecto 2016 y afectan a combustibles, vestuarios, bienes de consumo de oficinas, equipos de oficinas, vehículos, etc. Según el ministro, el gasto total no sería mayor al vigente, pero priorizarán el gasto social y las inversiones en infraestructura para dinamizar la economía y hacer frente a las dificultades que pudieran surgir por la caída de la actividad regional y, principalmente, la brasileña.

La ley de presupuesto 2015 asciende a más de 66,7 billones de guaraníes (US$ 12.747 millones).