La cartera fiscal maneja con mucho hermetismo los números del proyecto de presupuesto, pero de acuerdo a la versión extraoficial dada por los técnicos, no se prevén grandes cambios con relación al vigente.

Explicaron que los ajustes al plan de gasto se irán realizando teniendo en cuenta el nivel de ingreso estimado para el Estado, por lo que hay muy poco margen de maniobras para introducir programas adicionales solicitados por las diversas instituciones por encima de los anteproyectos que remitieron a Hacienda.

Se apunta a dar mayores fondos a los programas sociales en general, entre ellos la transferencia monetaria a las familias que se encuentran en la pobreza, así como también la pensión alimentaria para adultos mayores de 65 años.

En discusión. Uno de los puntos que entrarán en discusión esta semana es si se incluye o no aumento salarial para los funcionarios, decisión política que deberá tomarlo el presidente de la República, Fernando Lugo.

En principio, los técnicos dejaron en claro que no se prevé incremento alguno porque no se tienen los fondos necesarios para cubrirlo. Sin embargo, como es un año electoral, no se descarta que se revise esta postura.

La mayor preocupación sobre este tema se centra en el proyecto de ley que está en estudio en el Parlamento, que establece una nueva escala de sueldos básicos para policías y militares por su alto impacto en las finanzas, ya que de aprobarse significará casi 2 billones de guaraníes, a lo que se deberá sumar los jubilados.

Todo indica que el ministro de Hacienda, Dionisio Borda, insistirá ante el Parlamento en que para dar aumento salarial o incluir otro tipo de gasto, será necesario dotar al Estado de mayores recursos y, para ello, sería importante la puesta en vigencia del impuesto a la renta personal (IRP) y la aprobación del proyecto de ley que grava la exportación de granos, como soja, maíz y girasol.

Este año, los servicios personales del Gobierno central crecieron 17,28% (llega a 8,2 billones de guaraníes) con relación al 2010, debido a la serie de incrementos diferenciados aprobados en el Congreso.

Presupuesto vigente. El presupuesto general vigente para este año asciende a más de 42,8 billones de guaraníes (US$10.890 millones), del cual a la administración central (Poderes: Ejecutivo, Legislativo, Judicial; más Contraloría y Defensoría del Pueblo) se le asigna 20,3 billones y a los entes descentralizados (empresas públicas y otros) 22,5 billones de guaraníes. Se deberán sumar las ampliaciones aprobadas en el Congreso por 150.000 millones de guaraníes, mientras están pendiente de estudio otros 400.000 millones.