Buenos Aires. El Ministerio de Industria dispondrá de US$80 millones que destinará a pequeñas y medianas empresas para "mejorar la competitividad" del sector y "apoyar las inversiones de los emprendedores".

El monto concentra la ampliación de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de US$50 millones y otros US$30 millones del Estado nacional, fondos que concretarán los proyectos de mejora de la competitividad de las pymes a través de Aportes No Reembolsables otorgados por la cartera productiva.

"La inicativa permite apuntalar el esfuerzo que realiza el Estado Nacional y el sector privado para mejorar la competitividad y la productividad de las pymes, lo que se traduce en empresas más preparadas cuyos productos sustituyan importaciones o se sumen a la oferta exportable argentina", sostuvo la ministra Débora Giorgi.

En el caso de la modalidad PAC Empresas, las pymes podrán concretar sus proyectos obteniendo reintegros de los gastos por consultoría para certificación de normas de calidad, análisis de costos, mejora de la planta productiva y estudios de impacto ambiental, entre otros.

Los aportes, además de ser aplicables al pago de honorarios, pueden utilizarse para costear inversiones en reingeniería industrial, sustitución o compra de maquinaria y tecnología para las líneas de producción.

En el caso de empresas con menos de dos años de antigüedad, podrán utilizar el beneficio para financiar start-ups de emprendimientos, compra de maquinarias, herramientas, muebles o materias primas.

De ese modo, el programa busca ser una herramienta de gran potencialidad territorial que abarque todas las dimensiones y necesidades del entramado productivo, tanto para empresas ya constituidas como también para proyectos de emprendedores de todo el país.