Montevideo. El Ministerio de Vivienda no comparte el reclamo de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (Appcu) de eliminar los topes de precios a la Vivienda de Interés Social (VIS) como una vía para darle mayor dinamismo al sector.

Entrevistada por Leandro Gómez en El Observador TV, la ministra Eneida Dd León dijo que si bien su cartera continúa haciendo "estudios" sobre el pedido de los privados, se mostró contraria a revisar el tema en función los resultados que se han obtenido hasta el momento.

"No creo que eliminar los topes dinamice (la construcción de nuevos proyectos). Tenemos que estudiarlo con mucho cuidado. El Estado resigna mucho dinero. No queremos que sea un lucro para las empresas. Pero tampoco nos negamos a estudiarlo", afirmó.

De León recordó que se han construido miles de VIS con el sistema actual. Dijo que una posible revisión del sistema de topes deberá contar primero con el aval de la Agencia Nacional de Vivienda (ANV), atendiendo los ingresos que percibe el público destinado a ese tipo de solución habitacional.

De acuerdo a los topes en unidades indexadas (UI) que rigen para julio de 2015 –según lo establece el decreto para 25% de las VIS que se comercialicen en Montevideo–, un apartamento de 1 dormitorio no puede costar más de US$ 86.143, uno de 2

US$ 114.312, el de 3 habitaciones US$ 141.953 y uno de cuatro habitaciones US$ 163.092.

Por otro lado, la funcionaria adelantó que el presupuesto destinado a vivienda para el actual período de gobierno "va a ser muy importante". Explicó que uno de los objetivos de su gestión será de atender a nichos de la clase media que tienen posibilidad de pagar un cuota pero no cuentan con ahorro previo. "La Vivienda de Interés Social llega a sectores un poco más altos", precisó. De León anunció que algunos programas como los subsidios a alquileres y la opción de rentar un inmueble con opción a compra se mantendrán.

La gremial de constructores privados (Appcu) elevó la pasada semana una serie de reivindicaciones al gobierno para darle mayor dinamismo al sector durante los próximos años. En primer lugar lo hizo en una reunión que mantuvo con el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, y luego con el vicepresidente de la República, Raúl Sendic. En ambos casos, la Appcu solicitó que se reviera el sistema de topes, planteo que el titular Astori comprendió, mientras que Sendic se mostró dispuesto a estudiar el tema.

Otro de los planteos de los empresarios al Ejecutivo fue que se quitara el 4% de los salarios del sector que las empresas deben pagar a la Caja de Profesionales Universitarios (CPU).

La Appcu considera que su sector está "subsidiando" a ese organismo, ya que los profesionales como arquitectos o ingenieros realizan por otra vía estos aportes a la Caja Profesional. Según cálculos de la gremial, una obra de 2.000 metros cuadrados aporta US$ 20 mil a la CPU.