Kiev. La ministra de Finanzas, Natalia Jaresko, aseguró este viernes que la situación de Ucrania en esta esfera es realmente crítica e instó a apretar el cinturón en la economía y las normas fiscales para atraer a prestamistas de Occidente.

En declaraciones a Bloomberg Bussines, la titular afirmó que los recortes de programas sociales a los que denominó "reformas" convencerán a los acreedores extranjeros de la necesidad de proporcionar apoyo financiero a Kiev.

Jaresko indicó que para despejar las preocupaciones de los posibles fiadores foráneos el país trabaja con desmoches tardíos en una lucha activa contra viejos problemas entre los que mencionó la corrupción, evasión fiscal y el retraso en la privatización de los activos estatales.

Insistió en que la reforma económica y de las normas fiscales convencerá a esos acreedores de la necesidad de proporcionar apoyo financiero a Ucrania.

La jefa de cartera expresó la esperanza de que Kiev reciba un nuevo préstamo que le permita hacer pagos de obligaciones con el exterior, así como restaurar empréstitos del Fondo Monetario Internacional (FMI) ya emitidos para estabilizar la esfera financiera y económica.

Esperamos la aprobación de nuestro plan de reforma por los acreedores, subrayó Jaresko al recordar que expertos del FMI ya están en Ucrania para imponer más recortes sociales.

Se encuentran en juego el próximo tramo del paquete de ayuda principal de US$17.000 millones, que ya fue aprobado por la institución promotora de la política neoliberal, y los siguientes USS$15.000 millones, calculados como asistencia adicional necesaria, comentó, citada por el canal de noticias "24".

El primer ministro, Arseni Yatseniuk, aseguró recientemente que para lograr la adhesión de Ucrania a la Unión Europea (UE) la última oportunidad de su país son las reformas neoliberales "aunque sean dolorosas".

Según el jefe del Ejecutivo, su propuesta significa incrementar las tarifas de los servicios comunales, destituir a los funcionarios "extras", cancelar la medicina gratuita e introducir seguro médico y vender los restos de la propiedad estatal.

El ministro de Desarrollo Económico de Ucrania, Aivaras Abramovicius, por su parte, aseguró que "el Estado está en bancarrota", durante una reunión de un comité parlamentario para la esfera que él dirige.

Las estadísticas oficiales de Ucrania muestran un crecimiento de los precios en 2014 del 20%, mientras la producción industrial mermó en nueve puntos porcentuales, según el medio digital de esa nación eslava Segodnia.

Otro indicador que crece aceleradamente es la deuda externa, que del 41% del producto interno bruto (PIB) en 2013, escaló en 2014 hasta las 67,5 unidades sobre 100, de acuerdo con el FMI.

Con reservas de oro y divisas internacionales inferiores a los US$10.000 millones, según el Gobierno, las actuales autoridades de Kiev reconocen una deuda externa de US$42.000 millones.