El ministro adjunto de Comercio de China, Wang Shouwen, apuntó que las naciones Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) tienen el potencial de un crecimiento estable a largo plazo apoyado en diversos aspectos.

Wang hizo dicha proyección basándose en su análisis que la construcción de infraestructuras se ha acelerado notablemente y el consumo doméstico ha seguido en expansión entre los mercados emergentes.

"El desarrollo industrial en los países BRICS es vigoroso y estas naciones también cuentan con ventajas en el mercado laboral, los recursos naturales y la tecnología", puntualizó Wang en un foro organizado en Beijing, la capital china.

El alto funcionario instó a la creación de un gran mercado integrado a través de la profundización de la cooperación entre empresas y facilitando el comercio y la inversión entre los miembros de Brics en sus esfuerzos por consolidar unas asociaciones más estrechas.

Los datos muestran que el valor del comercio entre las naciones Brics ascendió a los US$350.000 millones en 2013, o 2,5 veces por encima de la cifra de hace seis años. Actualmente, China es el socio comercial más importante de Brasil, Rusia y Sudáfrica, y el segundo mayor socio de India.

A finales del año pasado, las inversiones chinas acumuladas en los otros cuatro países sobrepasaron los US$55.000 millones.

En medio de un impulso a las reformas estructurales, el crecimiento de la economía china cayó al 7,3% durante el tercer trimestre del año, afectado por una desaceleración en el sector inmobiliario y la inestabilidad de las exportaciones.

Mientras tanto, Brasil, Rusia, India y Sudáfrica sufrieron una desaceleración del crecimiento, lo que ha preocupado en el mercado internacional.

En una importante acción cooperativa adoptada este año, los países BRICS anunciaron planes para establecer un banco de desarrollo en julio, con el objetivo de impulsar los proyectos de infraestructuras y desarrollo sostenible tanto en estos países como en otras economías emergentes y en vías de desarrollo.