El ministro brasileño de Hacienda, Henrique Meirelles, criticó el "pesimismo exagerado" que predomina en el país en cuanto al tema económico.

"Nosotros tenemos una tendencia, en determinados momentos en que las noticias son todas buenas, de adoptar un optimismo exagerado, lo cual es negativo, pues lleva la decisiones equivocadas. En otros momentos, (adoptamos) un pesimismo exagerado también. Es importante actuar con serenidad y equilibrio", dijo Meirelles en Brasilia.

En Brasil se debaten y aprueban reformas importantes, como las reformas laboral y de pensiones, la ley del límite de gastos públicos y la de la gobernanza de las estatales, las cuales ponen de nuevo al país en la senda del crecimiento, destacó el ministro de Hacienda durante el 89 Encuentro Nacional de la Industria de la Construcción (Enic).

"Es un momento en el que el equilibrio es importante", agregó.

En su opinión, la crisis política que el gobierno del presidente brasileño, Michel Temer, ha experimentado durante las últimas semanas no impedirá la continuidad del crecimiento ni tampoco la aprobación de las reformas y proyectos.

Según Meirelles, con la estabilización de la economía y las reformas que se llevan a cabo, Brasil tiene las condiciones para salir de la crisis y volver a crecer un promedio de 2,3% anual, durante los próximos años.

"Con las reformas microeconómicas que también estamos impulsando y la disminución del tamaño del Estado, podremos aumentar esa tasa de crecimiento potencial en los próximos años, hasta llegar a una cifra de entre el 4,5% y el 4%. Ahí sí que entraremos en una ruta de fuerte crecimiento", añadió.