“Se trata de armar una teleserie en cómo se hizo este protocolo de acuerdo y hay algunos extras que quieren ser protagonistas”. Con esa expresión el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, definió el escenario de críticas que ha enfrentado el Ejecutivo luego de hacer público el acuerdo al que llegó con RN y la UDI para modificar la Reforma Tributaria.

Requerido acerca de las aprensiones manifestadas por el Partido Comunista (PC), el Movimiento Amplio Social (MAS) y la Izquierda Ciudadana (IC), señaló que éstas no se refieren a un tema técnico sino a “un tema en el ámbito político respecto de cómo se ha recibido el protocolo de acuerdo. Sin embargo, subrayó que “las cifras van a hablar por sí solas” una vez que entre régimen el cambio al sistema impositivo.

Para el jefe del equipo económico del Gobierno, el “histórico” protocolo que selló con la derecha la noche del lunes 7 de julio, cumple plenamente con los objetivos trazados el programa de la Presidenta Michelle Bachelet, por lo que da “total certeza y garantía” de la recaudación del 3% del Producto Interno Bruto (PIB) del país y que éstos serán mayoritariamente otorgados por el 10% de mayores ingresos de la población.

“Todas las parametrizaciones, todas las compensaciones, todos los mecanismos que están dentro de este protocolo van en aquella dirección”, sentenció el secretario de Estado en entrevista con radio Cooperativa, enfatizando que los US$8.200 millones jamás estuvieron en cuestión durante las tratativas privadas de los equipos técnicos de ambas partes como en las políticas que él mismo condujo.

El ministro de Hacienda insistió en que el “corazón de la reforma” se mantiene intacto, porque el FUT (Fondo de Utilidades Tributables) se elimina y se disponen normas de control “para evitar los abusos, la elusión y las malas prácticas que había en nuestro sistema tributario”, disminuyendo la evasión y la elusión en 1.400 millones de dólares.

Añadió que espera el proyecto de ley, cuya idea de legislar fue aprobada la noche del martes en el Senado, sea despachada de la Corporación a la Cámara en agosto para que en la primera quincena de septiembre, de modo que esté vigente para cuando se discuta el Presupuesto 2015, asegurando que “este protocolo también da una certeza de esto será así”.