El ministro de Comercio de Colombia, Sergio Díaz Granados, viajará a Caracas el 14 de febrero para discutir con autoridades venezolanas el avance del pago de una deuda de importadores de ese país.

"Hay una situación que hay que comprender y (es que) a pesar de las autorizaciones (del gobierno venezolano) para la compra de divisas, los socios comerciales de los empresarios colombianos pueden estar en grado de insolvencia y por esta razón los pagos no han avanzado más'', dijo a la emisora RCN.

Los pagos pendientes de Caracas con exportadores colombianos se acumularon desde septiembre de 2009, poco después de que el presidente Hugo Chávez declaró "congeladas" las relaciones políticas y económicas con Colombia molesto porque -según denuncia de Bogotá- armas de militares venezolanos habrían llegado a manos de la guerrilla.

Chávez y el presidente colombiano Juan Manuel Santos anunciaron la normalización de las relaciones en agosto de 2010 y desde entonces Caracas comenzó a cancelar la deuda pendiente, calculada en unos US$800 millones.

Hasta ahora se han cancelado entre US$400 y US$450 millones, según el embajador colombiano en Caracas, José Fernando Bautista.

El ministro de Comercio dijo que aspira que el total de la deuda se cancele este año porque es "fundamental para continuar con un relacionamiento (relación) saludable" en el comercio de las dos naciones.