El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, afirmó que las calificadoras de riesgo "hace cinco años que nos califican como un país en crisis" y que vaticinan que "todo está siempre a punto de explotar, pero no explota", al inaugurar el Consejo de las Américas.

"La crisis nos dejó la necesidad de revisar todos los paradigmas y hasta los propios países desarrollados ya critican los informes de estas calificadoras, para quienes Grecia en el 2009 era Investment Grade (grado de inversión), creando una burbuja que sirvió para intensificar los efectos de la crisis", indicó Lorenzino.

El titular del Palacio de Hacienda realizó esta afirmación en el marco dela Jornada"Argentina: Perspectivas Económicas y Políticas", organizada conjuntamente porla Cámara Argentinade Comercio y el Consejo de las Américas.

"Es un mecanismo perverso y bien vale el ejemplo de considerar que, para estas calificadoras,la Argentinaofrecía mejores garantías de inversión en el 2001 que ahora, y desde hace cinco años nos vienen calificando como un país en crisis con un alto riesgo de no pago", señaló.

En tal sentido, añadió que las calificadoras "opinan sobre la capacidad de repago de una deuda, sin asegurar el valor de lo que están calificando, y esa opinión no es neutral".

El ministro planteó la necesidad de mirar objetivamente los "fundamentals (variables principales)" de la economía argentina que no paró de crecer desde 2003 en adelante.

Indicó que este crecimiento se sustentó en variables claras y concretas, cuyos datos objetivos se traducen en la política económica iniciada por el ex presidente Néstor Kirchner y profundizada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

"Ahí están los datos objetivos de lo que hemos creado, la verdadera proyección, el crecimiento con inclusión social, la política cambiaria, un sistema financiero sano y fuerte, y una acción sistemática de desendeudamiento", subrayó.

Lorenzino aseguró que "el crecimiento es la primera variable que mira cualquier persona cuando está por realizar una inversión, más allá de algún opinólogo de turno que intenta confundir planteando un escenario de crisis".

"Estamos dispuestos -agregó- a utilizar todas las herramientas disponibles para sostener la demanda agregada, y somos coherentes en la obligación de darle más preponderancia a la distribución del ingreso", explicó.

El ministro también dejó sentada su posición frente a lo que habitualmente se denomina clima de negocios: "Es una falacia naturalista", dijo.

El ministro aseguró que "enla Argentinahace 10 años hay un gobierno que hace política económica sobre todas las variables, por lo tanto no hay nada más previsible que las acciones impulsadas desde el 2003 en adelante".

Finalmente, Lorenzino se reservó un par de reflexiones respecto de la política de desendeudamiento, cuyos hitos centrales fueron la cancelación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el pago del Boden 2012.

"Evitar el endeudamiento permite tener soberanía política, estimula la generación de empleo y mejora la distribución del ingreso, y vamos a seguir aplicando este modelo más que nunca", concluyó el ministro de Economía, Hernán Lorenzino.