La Paz. La baja de ingresos en Bolivia por concepto de venta de gas natural al mercado externo no incidirá en el crecimiento del país, que prevé cerrar el año con 5 por ciento, afirmó el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce.

El funcionario ratificó la víspera a la prensa local que 2016 será un año tranquilo para la estabilidad económica del país sudamericano,   debido a su economía interna.

Lo anterior al considerar que los precios del petróleo y los minerales tienden a estabilizarse o que su baja será mínima respecto a los grandes porcentajes que se dieron el año pasado.

La baja en el precio del barril del petróleo mermó los ingresos de Bolivia, como en el caso de la recaudación por la venta de gas natural a Argentina y Brasil en el último año.

De acuerdo con informes del estatal Instituto Nacional de Estadística (INE) ello provocó un déficit comercial.

Arce expresó que si eventualmente se dieran más caídas, será en un porcentaje mínimo, lo que será enfrentado por el Presupuesto General del Estado y las finanzas públicas, como lo hicieron en momentos complicados para los indicadores económicos.

El Ministerio de Hidrocarburos y Energía de Bolivia calculó los ingresos con base en un precio de 45 dólares el barril del petróleo.

El titular de la entidad, Luis Alberto Sánchez, aseveró que el gobierno boliviano trabaja para enfrentar la situación adversa del precio del crudo con la diversificación de la oferta exportable.

El presidente boliviano, Evo Morales, proyectó días atrás que la nación percibirá este año 2.600 millones de dólares por renta petrolera, con un precio de hasta 45 dólares el barril de petróleo.

Este monto es 2.800 millones de dólares menor al de 2014, cuando se percibieron 5.400 millones de dólares en el auge del precio del crudo.

Es más bajo también en 900 millones de dólares respecto al monto de 2015, cuando se recibieron 3.500 millones de dólares por este concepto.

La cifra anunciada por venta del gas natural a Brasil y Argentina (2.600 millones de dólares) representa una caída del 26 por ciento con relación a lo percibido el año pasado (3.500 millones de dólares).

La recaudación por concepto de Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) pasó de 627 millones de dólares en abril de 2015 a 358 millones de dólares en igual mes de este año, lo que representó una reducción de 43 por ciento.