La Habana. El gobierno cubano designó como vicepresidente a Adel Yzquierdo, quien seguirá como ministro de Economía, dijo este lunes la prensa oficial, un movimiento que se suma a la reestructuración promovida por el presidente Raúl Castro para sostener al sistema socialista.

Yzquierdo, de 66 años, fue nombrado en marzo del 2011 ministro de Economía para impulsar más de 300 reformas aprobadas en un congreso del gobernante Partido Comunista que son vistas como una necesidad para reanimar la frágil economía doméstica.

"El Consejo de Estado, a propuesta de su Presidente (Raúl Castro), acordó promover al compañero Adel Yzquierdo Rodríguez como vicepresidente del Consejo de Ministros", dijo Granma, diario del gobernante Partido Comunista en una breve nota de portada.

Yzquierdo "mantendrá la responsabilidad de ministro de Economía y Planificación, cargo que desempeña desde marzo del 2011", destacó el diario.

Desde que el general Raúl Castro, de 80 años, reemplazó en el 2008 en la presidencia del país a su hermano enfermo Fidel, ha hecho la más amplia reorganización del gabinete de ministros del Gobierno en décadas.

Ha tomado medidas enérgicas al colocar hombres de su confianza en cargos del Estado para reactivar la debilitada economía con políticas más orientadas hacia el mercado.

La designación de Yzquierdo, un ingeniero mecánico que trabajó en el Ministerio de Defensa con Raúl Castro -quien estuvo a la cabeza de ese despacho por 49 años-, se produce cuando Cuba aplica un plan para recortar más de 500.000 empleos estatales y para promover la expansión del sector privado, entre otras medidas.

Yzquierdo, miembro del selecto Buró Político del Partido Comunista, reemplazó como ministro de Economía a Marino Murillo, promovido como uno de los vicepresidentes del Gobierno y quien está considerado el artífice de las reformas locales.

El nuevo vicepresidente dijo en diciembre en un informe ante una sesión del Parlamento que la economía cubana crecería un 3,4 por ciento en el 2012, desde un 2,7 por ciento el pasado año.

Como parte de la amplia reestructuración del Gobierno, Raúl Castro, por ejemplo, decidió "extinguir" en septiembre el hasta entonces poderoso Ministerio del Azúcar debido a incumplimientos en sus funciones estatales y crear una empresa agroindustrial.

Después del congreso comunista de abril, destituyó a fines de mayo del 2011 al ministro de Comercio Interior, Jacinto Angulo Pardo y en su lugar nombró a Mary Blanca Ortega Barredo.

Ya en el 2009 había destituido a decenas de ministros, incluyendo al canciller Felipe Pérez Roque y al vicepresidente Carlos Lage por jugar un "papel indigno".