El ministro de Economía y Finanzas, Alfredo Thorne, destacó el alto nivel en el que se encuentran las expectativas del sector privado y los consumidores respecto al crecimiento económico del país para este año y el 2017, situación que "augura" un mejor panorama.

"Si hoy día veo la data, encuentro que las expectativas de los empresarios están en su punto más alto desde que el Presidente Kuczynski llegó a la presidencia. La confianza del consumidor está en su punto más alto y las tasas de interés de nuestra deuda soberana están en el punto más bajo", subrayó.

Según la Encuesta Global sobre Confianza del Consumidor de la firma Nielsen la confianza de los consumidores en el Perú se incrementó de 91 a 102 puntos en el segundo trimestre de este año y ocupa el primer lugar en la región.

De acuerdo al sondeo de agosto del Banco Central de Reserva (BCR) seis de los siete indicadores de las expectativas económicas para los próximos tres y doce meses se incrementaron respecto a la encuesta de julio último.

"Pienso que son expectativas que de alguna manera auguran que el performance (desempeño) económico va a cambiar", subrayó Thorne ante el pleno del Congreso durante la sustentación del presupuesto del sector público para el 2017.

Asimismo, señaló que "hay una correlación muy estrecha" entre estas expectativas empresariales, el gasto de inversión y el gasto en el consumo.

"Nos pueden acusar de optimistas, pero pensamos que en este contexto nosotros nos vemos más como realistas", subrayó.

Crecimiento. Según el Marco Macroeconómico Multianual Revisado (MMMR) 2017-2019 el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) proyecta un crecimiento económico de 4,8% en el 2017, superior al 4,6% estimado en el documento anterior.

"Muchos han levantado el tema de que nuestros estimados son muy optimistas, pero yo no pienso así, la diferencia entre nuestro estimado de 4,8% y la del Fondo Monetario Internacional (FMI) de 4,3%, es simplemente error estadístico para serles bien sinceros", dijo.

También señaló que el Gobierno utilizará "todos los mecanismos posibles" para sacar adelante a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes).

"Vamos a utilizar a nuestra banca de desarrollo, vamos a utilizar a nuestro Banco de la Nación, vamos a utilizar a Cofide", agregó.

Financiamiento. Por otra parte, destacó que la autorización del Congreso para que el Ejecutivo eleve el déficit presupuestal a 2,5% del Producto Bruto Interno (PBI) permitirá ampliar la capacidad de gasto del Gobierno en unos 5.000 millones de soles.

"De esos 5.000 millones de soles, 1.500 millones provendrán de una serie de fondos que tenemos a nuestra disposición y solo emitiremos nueva deuda por 3.500 millones", afirmó.

En ese sentido, señaló que se buscará realizar esta emisión en el mercado local, "precisamente para desarrollar un mercado de bonos soberanos sólido".

También reiteró las operaciones de administración de deuda por 6.000 millones de dólares en su equivalente en soles, a fin de cambiar la deuda cara por una más barata.

"Esperamos que sea un intercambio de soles por dólares, nunca antes en el Perú se ha emitido soles para comprar deuda en dólares, esto sería un cambio radical, pero es simplemente un intercambio de deuda cara por deuda barata, no aumenta nuestra deuda", subrayó.

Reformas estructurales. Finalmente, indicó que el Perú solo va a crecer si se realizan los cambios estructurales, porque no se puede lograr un crecimiento solo sobre la base de los "vientos de la economía externa", sino sobre el propio trabajo y esfuerzo local.

"Y las reformas estructurales lo que tratan de hacer es precisamente eso", subrayó.

Indicó que si se logran aprobar las reformas estructurales contenidas en las facultades legislativas, que el Ejecutivo solicita al Congreso, la recaudación tributaria podría aumentar en dos puntos porcentuales del PBI al cabo de tres años.

"Estos son recursos adicionales que obviamente entrarían a los presupuestos de ese momento, pues mal hubiésemos hecho en considerarlas para el presupuesto del 2017", puntualizó.