Lima, Andina. El ministro de Economía y Finanzas, Ismael Benavides, pidió la tarde de este jueves calma a los inversionistas en un contexto electoral en el que se ha producido una fuerte caída de la Bolsa de Valores de Lima (BVL) y del nuevo sol.

Benavides considera que los inversionistas deberían esperar con serenidad a conocer los resultados de la segunda vuelta electoral, la que se disputará el próximo 5 de junio entre los candidatos Keiko Fujimori y Ollanta Humala.

El secretario de Estado subrayó que las inversiones que se han realizado en el país son a largo plazo, y que los capitales que ingresan al país tienen una visión de mediano y largo plazo.

Las palabras de Ismael Benavides surgen después de que un importante inversionista extranjero comenzara a abandonar el Perú: es el caso de la firma de capital privado estadounidense Blackrock, que este miércoles habría comenzado a liquidar el EPU, un fondo peruano que se transa en Nueva York.

Asimismo, distintos grupos se vieron afectados por la brusca caída de la Bolsa de Valores de Lima (BVL), donde el grupo peruano Graña y Montero -según informó Diario Financiero-, que en Chile participa a través de la empresa de servicios mineros Marineer, sufrió este miércoles una caída de 6,09%.

Otra afectada fue Minsur, la minera del grupo Brescia que en Chile controla la cementera Melón, que bajó 7,85%.

La incertidumbre electoral que generan los dos candidatos, considerados por los inversionistas como riesgosos para el fortalecimiento y profundización de un modelo exitoso en los últimos años en lo macroeconómico, ha provocado que junto con la bolsa se esté depreciando el nuevo sol, a medida que más inversionistas corren a refugiarse en dólares.

Un temor que también genera que se dispare la tasa de interés de los bonos peruanos, ante la mayor percepción de riesgo.

“La economía peruana es sólida y no presenta ningún problema de fondo. Hemos tenido un crecimiento de más de nueve por ciento en el primer trimestre, una inflación acumulada de 2.7 por ciento en los últimos 12 meses y estamos trabajando con el Banco Central de Reserva (BCR) para controlarlo”, agregó Benavides.

Asimismo, el ministro destacó que a marzo de este año Perú ha cerrado con un superávit fiscal de seis por ciento del Producto Bruto Interno (PBI), y ha contribuido al Fondo de Estabilización Fiscal (FEF) de tal manera que hoy tiene US$5.700 millones para blindar su economía de cualquier situación crítica o cualquier desastre natural.

“Se sigue generando empleo en Perú y se sigue reduciendo la pobreza como ha venido ocurriendo, mientras que la demanda y el crédito crecen a tasas de dos dígitos, manteniendo una economía fuerte”, remarcó.