Lima. La economía peruana crecería un 5,4% el próximo año, dijo este lunes el ministro del sector, Luis Miguel Castilla, por debajo de lo previsto en el presupuesto, debido a una coyuntura externa complicada.

En el presupuesto público peruano para el próximo año, la estimación de crecimiento económico es del 6%, menor a la expansión de cerca del 7% que se espera para el cierre del 2011.

Perú es un gran exportador de minerales y una crisis económica global reduciría la demanda de países desarrollados por materias primas y por ende sus precios, lo que impactaría de lleno en el crecimiento del país.

"Nuestra previsión para el 2012 básicamente supone un crecimiento que estamos ajustando un tanto a la baja; nuestro escenario base sería del 5,4% y el crecimiento de la inversión privada estaría por encima del 6%", dijo Castilla en una conferencia con la prensa extranjera.

El funcionario adelantó además que el monto del plan de estímulo fiscal, para mitigar potenciales impactos de una crisis externa, se podría elevar a un 3,5% del Producto Interno Bruto (PIB) desde el actual 2%.

El gobierno teme una reducción más profunda del intercambio comercial, base de sustentación de su crecimiento en el último tiempo.

"En los términos de intercambio, si esta fuese una caída mayor (...), esto tendría una incidencia mayor en términos de actividad económica e iríamos a un estímulo mayor de por lo menos 1 o 1,5 puntos del producto adicional", afirmó.

El titular de Economía auguró además que la inversión pública crecería alrededor del 30% en el 2012, con el objetivo de compensar los menores flujos de inversión privada que se esperan para el próximo año.

"Para el año entrante, estamos claramente estableciendo una política fiscal expansiva que nos permita llevar adelante y compensar cualquier caída de la actividad privada derivada de un entorno externo menos favorable", comentó.

Factor externo volátil. Castilla agregó que Perú cuenta con ahorros de 6.000 millones de dólares en un "fondo de estabilización fiscal", que podrían elevarse a US$7.100 millones en el 2012 y usarse en caso de urgencia o si se agrava la situación económica local.

"Estamos en un entorno complicado externo, con mercados financieros que se mantienen bastante volátiles, obviamente todos los ojos están puestos en Europa y cómo se va a resolver la crisis de deuda soberana y sus implicancias posibles en el sistema financiero internacional", comentó.

Sin embargo, el ministro dijo que el país tiene fundamentos económicos para enfrentar una crisis externa, ya que cuenta con fuertes reservas -US$50.000 millones o casi un tercio del PIB- y un sector financiero local sólido.

"Nuestra economía es vulnerable a los vaivenes y a lo que pasa en el resto del mundo y básicamente el 50% de la variabilidad del crecimiento del producto peruano está explicado por factores externos, en particular aquellos vinculados a cambios en términos de intercambio", dijo el ministro.

El funcionario descartó asimismo que los actuales conflictos sociales que vive el país andino por el rechazo a proyectos mineros claves represente un riesgo significativo en las previsiones de crecimiento para el próximo año.

"Creemos que el principal factor de riesgo para el país es la situación externa (...) La conflictividad social no es nueva para el país, que ha sufrido distintos episodios", comentó.

A fines de noviembre, una protesta generó la suspensión de un proyecto minero de US$4.800 millones de la estadounidense Newmont Mining.

En lo que va del año, tres importantes proyectos mineros con inversiones por casi US$6.000 millones fueron cancelados o puestos en espera debido a protestas de pobladores peruanos cercanos a los yacimientos por temores medioambientales.