Las próximas grandes inversiones que están cerca de ponerse en funcionamiento en Uruguay y un dólar al alza ayudarán a encender el empuje externo, alicaído según se reflejó en el dato del PIB difundido esta semana, que denota la caída de la demanda externa y el encarecimiento de la economía local, y su arrastre a la baja del agro y la industria.

Durante una disertación en la Cámara Española de Comercio, el ministro de Economía y Finanzas, Mario Bergara, indicó que las nuevas cifras brindadas por las Cuentas Nacionales son “consistentes” con lo que ha sucedido en los últimos años, donde las tasas de crecimiento se han desacelerado aunque la economía uruguaya “no ha caído”. El jerarca indicó que, tras el dato del PIB, mantienen la proyección de crecimiento económico para 2014 “en torno al 3%”, una cifra “decente” y “razonable”.

“La cifra del primer trimestre del año indica justamente esa desaceleración que se pronosticaba pero con tasas que seguimos pensando que son absolutamente decentes, tanto en el contexto global, regional y de perspectiva histórica de la economía uruguaya”, aseguró Bergara.

El Banco Central (BCU) difundió el lunes que la economía uruguaya se contrajo 0,4% en el primer trimestre de este año respecto al último cuarto de 2013, dejando a un lado el efecto calendario. Sin embargo, esa caída se da en comparación con un período de actividad particularmente elevada, cuando el PIB creció a una tasa de 4,6% interanual. Bergara aseveró a su vez que la plataforma que ha sustentado el crecimiento ha sido “el cambio sustancial en el proceso de inversión”, algo que se prolongará en el tiempo. “Nos permite ser razonablemente optimistas de cara al futuro”, indicó.

En ese sentido, se espera que el ingreso en la producción de la planta de celulosa Montes del Plata y los parques eólicos reactive el dinamismo del sector externo, de la mano de una recuperación de la competitividad. Los indicadores “vienen mejor” que el año pasado, alentados por proyectos de inversión, dijo a El Observador, en la misma línea del ministro, Mercedes Comas, analista de la consultora PwC. Dijo que los proyectos de inversión promovidos entre enero y marzo de este año alcanzaron los US$ 400 millones.

El sector exportador se mostró a la baja según el dato del PIB, pero la rentabilidad de la industria exportadora viene en creciente expansión. De acuerdo a datos del BCU, la rentabilidad de la industria exportadora se incrementó 13,2% en marzo comparado con mismo mes de 2013, confirmando un período de continuo crecimiento iniciado en octubre del año pasado.

De acuerdo a lo que refleja el PIB, “la industria ha sido el sector más comprometido. Sacando UPM, Pepsi y Ancap, es el sector que ha registrando una caída en volumen de producción. A nivel global, vienen de dos años estancados al ser un sector con mayor exposición al sector externo”, comentó Comas. Pero para lo que resta del año, el panorama es más auspicioso. “Es un escenario donde el dólar se ha fortalecido” y esto favorece a la competitividad, agregó. “El dólar está 20% más alto que el año pasado”.

“La rentabilidad de la industria exportadora viene mejorando, impulsada, tanto por una reducción de los costos unitarios de producción medidos en dólares, como por una recuperación de los precios de exportación”, indica un reporte delPwC. Al igual que Bergara, Comas y su equipo prevén un 3% de crecimiento para 2014, “quizás un poco menos, pero no demasiado a la baja”.

Gabriela Mordecki, coordinadora del Instituto de Economía, dijo por su parte que habrá un “mayor dinamismo” en los próximos meses para el sector privado. Las inversiones traerán un incremento de bienes de capital y el sector externo sentirá la puesta en marcha de la planta de Montes del Plata. Esto, entre otras cosas, sostendrán el crecimiento económico –también proyectan un 3% para este año–. “Si bien la economía ha demostrado debilidad en varias sectores, se va a revertir en el segundo semestre”, indicó Mordecki en referencia al dato del PIB divulgado por el BCU esta semana.