Montevideo. La inflación es el mayor problema económico de Uruguay y constituirá la "principal preocupación" del gobierno al menos hasta marzo de 2015, según afirmó el ministro de Economía del país sudamericano Mario Bergara.

El jerarca subrayó el alza de los precios como un problema "a corto plazo" y vaticinó que esa será una tendencia que "no va a ceder fácilmente", tanto por "presiones externas y domésticas" como por la proyección de un dólar que "va a seguir fuerte".

Bergara se expresó así durante una conferencia titulada "Tareas y prioridades económicas hasta marzo 2015" ofrecida ante la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE), en la que también señaló que pese a estos problemas, "no hay ninguna situación fuera de control".

Precisamente este miércoles se conoció que durante el mes de mayo la inflación en Uruguay fue del 0,32%, lo que llevó el acumulado en los últimos doce meses al 9,18%.

En lo que va de año, los precios en el país subieron un 5,01%, después de que en enero se registrara un alza de los precios del 2,44%, la más alta desde septiembre de 2002.

En este sentido, el ministro anunció que mañana mismo se reunirá con representantes de los supermercados, importadores e industriales para evaluar la posibilidad de hacer un nuevo acuerdo de precios que quite presión a la inflación.

"Vamos a estar reuniéndonos con el sector privado que ha mostrado la vocación a estabilizar la inflación en el entendido de que no hacerlo sería el peor escenario para los trabajadores, para el gobierno y para el sector privado", indicó.

El pasado mes de marzo, Gobierno y cámaras empresariales acordaron mantener congelados durante tres meses los precios de 1.000 productos de la canasta básica para contener la inflación.