Berlín. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, dijo que el riesgo de que surja un partido contra el euro tenía que ser tomado seriamente, en una entrevista a un diario en que defendió la atribulada moneda común europea.

"El peligro de un partido contra el euro debe ser tomado seriamente", dijo el ministro de 68 años al diario alemán Bild, en comentarios realizados el domingo para aparecer en la edición del lunes.

Ha habido llamados de algunos académicos alemanes y en los foros de internet para que Alemania abandone el euro y una encuesta reciente mostró que la mayoría de los alemanes creía que habría sido mucho mejor mantener el deutschemark.

"Esta es una razón más para explicar a la gente qué obtiene al salir del euro. Que el euro los protege de la turbulencia de la globalización mejor de lo que una moneda nacional alemana jamás podría", dijo Schaeuble.

"Sin el euro, cada alemán sería más pobre. Sin el euro, el mercado de trabajo luciría mucho peor", dijo.

Schaeuble estaba hablando mientras la presión aumenta sobre gobiernos de la zona euro para elevar el tamaño de un fondo de rescate para Estados miembro afectados por la crisis y evitar un nuevo brote de turbulencia del mercado que podría amenazar la estabilidad de la moneda.

Reiterando comentarios hechos el viernes, Schaeuble describió los últimos episodios que rodean al euro como un intento de los mercados financieros para ver si la moneda estaba construida para durar.

"Los mercados financieros están probando si la construcción del área de la moneda común se mantendrá unida. Si va a funcionar con una moneda común, pero también dejando la política financiera a (gobiernos) nacionales al mismo tiempo", dijo.

El veterano político, que pertenece a los demócratas cristianos (CDU) de la canciller Angela Merkel, dijo que no podía haber duda de lo que permite la unión de moneda única de las 16 naciones.

"La división nos costaría mucho, mucho más que todo lo que estamos haciendo ahora por el euro. La economía sufriría imprevisibles consecuencias, y por eso muchos empleos estarían en riesgo. Y los bancos enfrentarían también enormes problemas", dijo.