Pekín. China reafirmó este domingo su resistencia a las presiones para permitir que el yuan se fortalezca, desestimando argumentos de que su política cambiaria era mayormente responsable por el superávit comercial del país.

El ministro de Finanzas chino, Xie Xuren, también dejó en claro que la tercera mayor economía mundial se apegaría a su postura política de larga data de reformar su mecanismo de formación de tipo de cambio, pese a los conflictos con Estados Unidos.

"Continuaremos promoviendo la perfección del mecanismo de formación del tipo de cambio del yuan y mantendremos el tipo de cambio yuan básicamente estable a un nivel razonable y equilibrado", dijo Xie en una conferencia de prensa en la capital uzbeka.

"Uno realmente no puede citar el superávit comercial de China como excusa para pedir a China que deje al yuan apreciarse", dijo Xie, y agregó que la estabilidad de la divisa china ayudó en la recuperación económica mundial.

China está bajo creciente presión para permitir que su moneda, también conocida como renminbi, comience a fortalecerse otra vez después de, virtualmente, fijarla respecto al valor del dólar en 2008 mientras buscaba afrontar la crisis mundial.

Las declaraciones se produjeron en una rueda de prensa conjunta con ministros de finanzas de otras 12 economías asiáticas, incluyendo a Japón y Corea del Sur.

La reunión se vio desbordada por asuntos chinos porque el banco central del gigante asiático anunció su tercer aumento de este año en el ratio de requisitos de reservas para los bancos.

Destacando la naturaleza técnica de la medida del banco central chino, Xie dijo este domingo que el país mantendría "una política monetaria relativamente flexible".