El secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, lamentó que la Confederación Patronal de la República Mexicana no haya firmado el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar.
 
Entrevistado en la Cancillería, antes de participar en la XXVIII Reunión de Embajadores y Cónsules, aclaró que el que Coparmex no haya firmado el Acuerdo no significa falta de compromiso ni de solidaridad del sector patronal.

Explicó que la agenda del Acuerdo no termina con su firma, sino por el contrario, comienza y se desdoblará en diferentes acciones, para cuya instrumentación se tomará en cuenta la opinión de todos los sectores.
 
"En ese espacio de diálogo estamos dispuestos en la mejor disposición siempre de considerar cualquier alternativa, del sector empresarial, de los sindicatos y de los gobernadores también”, comentó el funcionario.
 
Se le preguntó si después de la negativa de Coparmex a firmar el Acuerdo se rompió el diálogo entre el gobierno y el sector patronal del país, y respondió que “no, de ninguna manera”.
 
Al respecto, agregó que representantes del gobierno federal han estado sosteniendo reuniones de trabajo con representantes del sector patronal, también de los trabajadores, y todos ellos abonaron con solidaridad y generosidad.
 
"Nos parece, por la abundancia de la representación, que hay deseo de trabajar juntos, de ser solidarios en un momento en el que la circunstancia del país y la economía lo reclama”.
 
También se le preguntó cuánto dinero ahorrará la Administración Pública Federal por el recorte de 10 por ciento a las percepciones de los servidores públicos. Contestó que no tiene el dato,  se está calculando el dato.
 
“Estamos haciendo la cuenta precisa, pero la partida habrá de tener ese ajuste, y en los próximos días les podremos decir cuál es la cantidad puntual”, comprometió el secretario.
 
Anunció que el gobierno federal buscará “espacios de austeridad” adicionales al recorte de 190 mil millones de pesos que se realizó al Presupuesto de este año, y al de 10 por ciento a las percepciones de los servidores públicos.
 
Exhortó a los órganos constitucionales autónomos a realizar también ajustes a las percepciones de los servidores públicos, para que contribuyan al programa de austeridad.
 
“Más allá de exhortarlos a que acompañen este esfuerzo, la Secretaría de Hacienda no tiene en su posibilidad hacer o inducir recortes o ajustes” al presupuesto de los órganos autónomos.
 
Sobre la reunión de trabajo que sostuvo con gobernadores, dijo que fue de tipo técnico, en la que se les explicó que el incremento a los precios de las gasolinas no fue una decisión de gobierno, sino algo que nos llegó de fuera, como reflejo del aumento de los precios internacionales del petróleo.
 
“Nos obliga a trabajar coordinados y ese es el compromiso que asumimos nosotros con los gobernadores y con los sectores, tratar de trabajar de la mejor forma posible, para que una circunstancia que no controlamos y que nos está afectando tenga el menor impacto en la economía familiar y en las finanzas públicas”.
 
Lejos de una crisis como la del 94-95. En su reunión con el cuerpo diplomático mexicano, el secretario de Hacienda fue cuestionado sobre el riesgo de que México esté al borde de una crisis como la de 1994-95.
 
El responsable de las finanzas públicas del país respondió con una comparación del estado actual de las variables macroeconómicas fundamentales del país, con el que se encontraban en aquellos años.
 
“Doy algunos indicadores para ubicarlos en perspectiva: La inflación en 1995 era de 3 dígitos ahorita estamos preocupados de que haya un brote inflacionario que estemos en la parte de arriba del límite inflacionario del Banco de México (Banxico); teníamos una madurez de deuda de 7 meses y ahorita nuestra deuda externa tiene una madurez promedio de 21 años, la economía hila trimestres consecutivos de crecimiento sostenido, no tenemos desbalances en las cuentas bancarias ni en las cuentas externas ni tampoco tenemos desbalances en las cuentas fiscales”.
 
Así, dejó claro que la situación de México es distinta a la de 1994-95.