Atenas. El ministro de Finanzas de Grecia dijo este viernes que le pidió al primer ministro que decida si el país pagará un remanente de 430 millones de euros de un bono que vence el 15 de mayo y que no formó parte del canje de deuda.

Grecia completó una masiva reestructuración de deuda a principios de marzo, canjeando la cantidad nominal de 177.000 millones de euros de papeles del Gobierno en manos de acreedores privados por nuevos bonos como parte de su segundo paquete de rescate.

Pocos inversionistas rechazaron la oferta de canje, que fue aceptada por un 96,9 de los tenedores de bonos que sufrieron una pérdida real del 75 por ciento, quedando bonos por cerca de 6.000 millones de euros que Grecia debe decidir cómo manejar.

El estancamiento político luego de las elecciones nacionales del domingo está demorando una decisión sobre cómo Atenas enfrentará un vencimiento de estos bonos el 15 de mayo, que se rigen por leyes internacionales.

"No he adoptado una posición sobre si el bono debería ser pagado o no", dijo el ministro Filippos Sachinidis a Reuters.

"He enviado una carta al primer ministro Lucas Papademos en la que le solicito que consulte con los líderes de los partidos políticos y tome una decisión", agregó.

El bono de la República Helénica al 15 de mayo fue parcialmente negociado bajo canje y tiene un remanente de 430 millones de euros. El papel paga un cupón en base a la tasa Euribor a 3 meses más 8 puntos básicos.

El Gobierno tiene tres opciones frente a los tenedores de bonos que no se adhirieron al canje: continuar pagando el servicio de los bonos, declarar una cesación de pagos y generar un litigio o presentar una nueva oferta asegurando un tratamiento justo para quienes aceptaron el canje original.